Lo que sabemos del VIH y la vacuna del COVID-19

 
 
Ante el cúmulo de información que se puede encontrar con relación al COVID-19 es importante que consultes fuentes oficiales y evites compartir información sin antes verificarla. Tu salud es lo más importante, conoce aquí la respuesta a las dudas más frecuentes sobre la vacunación a personas que viven con VIH.

Tengo VIH ¿Es seguro que me apliquen la vacuna para el COVID-19?
 
Las vacunas contra la COVID-19 son seguras para las personas que viven con el VIH. 
 
A pesar de la controversia que se observa en algunos entornos de la sociedad –en muchos casos producto de la desinformación– A las personas con VIH, las vacunas contra la COVID-19 les aportan los mismos beneficios que al resto de los individuos y comunidades: por un lado, ayudan a prevenir los casos graves de infección por el virus SARS-CoV-2 y por otro, reducen potencialmente la transmisión del SARS-CoV-2. 
 
Sin embargo, hasta que los niveles del COVID-19 no haya caído a cifras muy bajas entre la población, todo el mundo debería seguir adoptando las medidas de prevención contra el virus (distanciamiento físico, lavado de manos frecuente y uso de cubrebocas) aún después de haber recibido la vacuna.
 
¿Qué sabemos del COVID-19 y el VIH?
 
Diversos estudios han descrito que las personas que viven con el VIH no tienen más riesgo de adquirir COVID-19 que la población general, siempre y cuando estén controlados y en tratamiento. Algunos trabajos han reportado que, en caso de producirse la infección en estas condiciones, existe un mayor riesgo de presentar la enfermedad de forma grave, particularmente en aquellas personas con recuentos bajos de CD4 o mal control virológico, mayor edad y/o presencia de otras enfermedades asociadas a COVID severo como cáncer, diabetes e hípertensión.
 
¿Qué sabemos de la vacuna para prevenir el COVID-19 y el VIH?
 
Las vacunas incluyen parte del material genético del SARS- CoV-2 (el virus que causa la enfermedad de la COVID-19), el cual estimula nuestros sistemas inmunitarios para generar anticuerpos contra la proteína de espiga que el virus SARS- CoV-2 utiliza para acoplarse a las células humanas. Ninguna de las vacunas en las que se está trabajando ni las ya aprobadas por los organismos reguladores utilizan vacunas vivas, por lo que deberían ser igualmente seguras para aquellas personas cuyos sistemas inmunitarios están afectados, como quienes viven con el VIH y aún no han logrado suprimir su carga viral.
 
En algunos de los ensayos para las vacunas participaron personas procedentes de países en los que el VIH está muy presente, como Sudáfrica, por lo que en ellos también se habrá incluido a un determinado número de personas que viven con el VIH y los resultados han sido favorables.
 
Es importante que tomes en cuenta que del mismo modo que sucede con todas las vacunas, algunas de las personas que ya han sido vacunadas contra la COVID-19 presentaron reacciones adversas leves los días siguientes, habitualmente dolor en el brazo. No obstante, también se ha descrito algún caso de malestar general o fiebres bajas. Un grupo muy reducido de personas ha experimentado algún tipo de reacción alérgica importante, la cual no entrañó complicaciones y se pudo gestionar dejando a la persona alrededor de unos 15-30 minutos en observación tras la administración de la vacuna. No hay motivo alguno para pensar que estas reacciones moderadas o más serias pudieran revestir más gravedad en el caso de las personas con VIH.
 
Los efectos secundarios realmente graves de la vacuna son tan infrecuentes que no se pudo detectar ninguno entre las primeras personas que fueron vacunadas.
 
¿En dónde puedes vacunarte?
 
Debes estar pendiente a las publicaciones de las Secretaría de Salud y darte de alta en las bases de datos por rango de edad.
 
Más información:
 
En las redes sociales del COESIDA Jalisco.
33 3030 7800 ó lada sin costo 800 COESIDA