Con atención a:
 

Mario López Ramírez
Carlos Armando Peralta Varela
Susana Herrera Lima
Lydia Hernández Rivera
Marines de la Peña Domene
Agustín Verduzco Espinosa
Hugo de Alba Martínez
Heliodoro Ochoa García
Loreto Irene Soto Rivas
Francisco Álvarez Partida
José Rosario Marroquín Farrera
Rodrigo Flores Elizondo
Andrea Fellner Grassmann
Oscar Humberto Castro Mercado
Ana Sofía Macías Ascanio
Alejandra Castellanos Márquez
Bernardo Masini Aguilera

Comunidad de académicos del ITESO

  
Con respecto al comunicado con título “Académicos del ITESO se pronuncian ante la violación del derecho humano al agua por el desabasto de agua en más de 200 colonias del Área Metropolitana de Guadalajara”, el Gobierno de Jalisco lamenta la forma en que los firmantes abordan un tema tan serio como el abasto de agua a partir de la premisa de que no se ha hecho nada para prever y atender el tema.
 
El abasto, saneamiento, reúso y la resiliencia hídrica han sido temas presentes en la agenda de este gobierno.
 
Desde la estructura de la administración pública reconocemos la importancia de la gestión integral del agua y por ello creamos una Secretaría con ese objetivo, como una instancia exclusiva para trabajar de forma transversal la situación hídrica y de infraestructura hidráulica en Jalisco. Como ejemplo, hemos avanzado en modernizar los sistemas de operación y mantenimiento del agua en la entidad y, en coordinación con la Semadet, en la definición de las políticas territoriales que nos dan la base para la preservación de este recurso no renovable.
 
La planeación se ha traducido en inversiones históricas: solo en 2019 se asignaron más de dos mil millones de pesos de recursos estatales para la agenda del agua con la finalidad de realizar pozos profundos, líneas de abastecimiento, infraestructura de distribución, plantas de tratamiento y sistemas de reúso. Entre estos proyectos se encuentra el programa Revivamos Río Santiago, la estrategia para recuperar la cuenca de uno de los ríos más contaminados de México y que desde el primer día de gobierno iniciaron las acciones para su saneamiento.
 
Sin duda, hoy más que nunca es necesario fomentar una sana relación entre las personas y la naturaleza. El reto, visto así, va más allá de lo que compete a la gestión integral del agua; también está en el respeto por nuestros ecosistemas; en el diseño y desarrollo de ciudades más equitativas e incluyentes; en proporcionar medios de transporte que garanticen el derecho a la movilidad segura; incentivar un sector productivo justo y en equilibrio con el ambiente; y la lista puede incrementarse. Sin embargo, reiteramos, una vez más, la invitación a que todos los esfuerzos académicos se materialicen en acciones que tengan un beneficio para los jaliscienses.
 
Los planteamientos que se pueden generar a partir de rigurosos análisis académicos,  serían aún más valiosos si incluyeran, al menos, un acercamiento objetivo a cómo proceder para su implementación.
 
Construir desde el escenario de lo posible nos permitirá avanzar en la ruta de un ideal en común. No podemos pretender resolver un problema a partir de una sola perspectiva. La clave está en la conciliación de ideas. Donde las diferencias también se dialogan y con nobleza se reconoce que la razón no es absoluta.
 
Dicho lo anterior, el problema actual de desabasto es de carácter coyuntural y obedece a una diversidad de factores, los cuales se han atendido de forma focalizada. Sobre los señalamientos que se enlistan en el comunicado, damos una respuesta puntual:
 
En primer lugar, una gestión basada en la reducción del consumo de agua durante un año tan particular como 2020 resulta complejo, ya que debido a la pandemia de COVID-19 una gran parte de la población pasó más tiempo en sus hogares y se reforzaron las medidas de higiene. Esto se vio reflejado en el aumento de un 11% del consumo durante el año pasado, factor que impactó junto con el desabasto en la presa Calderón.
 
Si bien la reducción de consumo y el acceso al agua son objetivos claves para atender el problema de raíz, es ingenuo pensar que en un momento coyuntural se puedan revertir décadas de gestión fragmentada y malas decisiones.
 
Las obras hidráulicas no son una apuesta exclusiva. Nos encontramos en la fase de desarrollo de un programa de captación de agua de lluvia, para atender la vulnerabilidad hídrica a la que se enfrentan familias día con día; este programa no sólo es una solución al abasto, es un cambio de paradigma que comienza con la idea de generar condiciones de autonomía y sustentabilidad hídrica.
 
Confiamos en que el rigor de su análisis también puede trasladarse al plano del diálogo proactivo. Llegamos a un momento crítico con soluciones en construcción. Nuestra estrategia siempre será perfectible, necesitamos los cómos, el fin es el mismo: garantizar el derecho humano al agua y el saneamiento.
 
Esta visión también ha quedado plasmada en diversos documentos que orientan el desarrollo sustentable de la ciudad, entre ellos el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano del AMG (POTMet) y el Programa de Desarrollo Metropolitano del AMG con visión 2042. En ambos, se reconoce que existe vulnerabilidad hídrica en la provisión del recurso, debido a la escasez de las fuentes y la precariedad de la infraestructura de distribución, y se propone reducción en el consumo de la mano con estrategias de adaptación y planeación urbana.
 
El Instituto de Planeación y Gestión del Desarrollo del Área Metropolitana de Guadalajara (Imeplan) junto con la Universidad de Guadalajara, llevaron a cabo la primera etapa del estudio de agua subterránea para el Área Metropolitana de Guadalajara con el fin de tener un diagnóstico sobre el panorama del conocimiento hidrogeológico actual. Entre algunas conclusiones, se indica que los acuíferos delimitados por la Conagua en el AMG están sobreexplotados y se confirma que los municipios de Guadalajara, Zapopan y El Salto destinan un importante volumen para usos industriales (este último municipio se vería beneficiado con el aumento en la capacidad de saneamiento de aguas residuales de la planta de El Ahogado, lo que permitirá implementar la llamada Línea Morada para el aprovechamiento del agua tratada en las empresas del corredor industrial de El Salto).
 
Por otro lado, el mismo Imeplan iniciará con el apoyo de Resilient Cities Network (RCN) la Estrategia Metropolitana de Resiliencia Hídrica, con el fin de replicar buenas prácticas de otras metrópolis que han experimentado situaciones críticas en esta materia, como Ciudad del Cabo y Ciudad de México.
 
En cuanto al cuidado de las fuentes hídricas, a lo largo de la administración han existido diversas acciones enfocadas no solo al cuidado sino al aumento de las mismas. El mayor ejemplo es el el Decreto que establece a la zona de El Bajío, en el municipio de Zapopan, como Zona de Recuperación Ambiental, lo que permitirá proteger las 980 hectáreas que la conforman prohibiendo la construcción de nuevas edificaciones para preservar la importancia hídrica de la zona y su impacto en la ciudad.
 
Además, aseguramos el predio conocido como Colomos III para dar continuidad al proyecto del Bosque Pedagógico del Agua; la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) de la mano con las autoridades municipales ha trabajado en siete regiones de Jalisco para llevar a cabo ordenamientos territoriales que obedezcan a las necesidades socioambientales de cada ecosistema, todo bajo una visión de cuenca con el fin de respetar el ciclo natural de las fuentes hídricas.
 
Aprovechamos la oportunidad, para aclarar que entre las preguntas sobre la responsabilidad pública que se ha omitido, es necesario reconocer a un tercer actor involucrado que es el Gobierno de México y sus dependencias, en especial la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
 
Ante la ausencia de la autoridad federal en un ámbito de su competencia, desde saneamiento y vigilancia de los cuerpos de agua, se han hecho esfuerzos puntuales por asumir desde el Gobierno de Jalisco la responsabilidad de la inspección y el control del agua que atraviesa el territorio estatal. En este sentido hay que considerar el “Acuerdo de Entendimiento para el Aprovechamiento de las Aguas del Río Verde”, que permite a Jalisco recuperar el agua para la entidad, respetando los acuerdos de 1995 y 1997 (Jalisco recibirá el 76% del agua y Guanajuato el 24%).
 
Sobre su solicitud: “Se debe informar a la ciudadanía sobre el origen, las razones y la situación del desabasto en la ciudad”. Reiteramos: 2020 fue un año atípico, la presa de Calderón, una fuente de abasto importante para Guadalajara,  llegó a sus niveles más bajos históricamente y una pandemia alteró nuestras previsiones.
 
Ante esta situación, hemos tenido que hacer modificaciones al sistema de abastecimiento para dar agua al mayor número de población posible; por otra parte, insistir en la racionalización, más que como un asunto coyuntural, como una nueva cultura del consumo del agua ante el cambio climático.
 
Y, a propósito de esta crisis, es absurdo partir de las descalificaciones a las acciones implementadas por este gobierno, como lo hacen respecto a la conclusión del sistema del Acuaférico, que se había planeado por años, pero nunca se había ejecutado. De no hacerlo, seguiremos poniendo en situación de vulnerabilidad a una parte importante de la  población, que sigue pagando las consecuencias de un modelo de ciudad disperso.
 
En cuanto a las acciones contingentes que deberíamos implementar en el corto plazo, los invitamos a sumarse a la red de distribución de agua, mediante pipas y cisternas comunitarias. Asignamos 50 millones de pesos adicionales  al presupuesto del SIAPA para la renta de pipas y compra de cisternas que se instalarán en las colonias más vulnerables, con mayor estrés hídrico y sin capacidad de almacenaje.
 
Estamos integrando una red de pipas que sean suficientes para cumplir con un Sistema de Rutas de Distribución, y con ello dar certeza sobre los días en que las pipas pasarán a abastecer en sus colonias. A este esfuerzo se han integrado el sector de la construcción , la Secretaría de Desarrollo Rural a través del programa A Toda Máquina, y a los municipios de Guadalajara y Zapopan.
 
Comprendemos el valor de reconocer las necesidades de las personas y actuar en congruencia y con solidaridad. En esta coyuntura se necesita poner manos a la obra, la diferencia puede resultar entre optar por actuar en colaboración por el bien común o pasivamente juzgar un problema complejo que no se ha terminado de comprender.
 
Su postura hace un uso político de un tema sensible para la población, más que realizar planteamientos con un propósito constructivo; como siempre ha sido el espíritu de la institución que ustedes representan.
 
Para finalizar, señalan: “Se deben desarrollar e implementar transformaciones en la administración pública del agua”. En enero de 2021 se aprobó la instalación de la Mesa Metropolitana de Gestión Integral del Agua por la Junta de Coordinación Metropolitana la cual tiene entre sus objetivos promover, aumentar e impulsar la coordinación entre los 3 órdenes de gobierno para la implementación exitosa de una gestión integral del agua con enfoque de cuenca; así como generar la discusión y análisis de propuestas ciudadanas en la gestión del agua entre los responsables de la prestación de los servicios de agua potable y alcantarillado.
 
Además de la representación de los 9 municipios del AMG, la Mesa está conformada por el Gobierno de Jalisco (por medio de la Coordinación General Estratégica de Gestión del Territorio, la SGIA, la CEA y el SIAPA, junto con una opinión técnica de la Semadet), el Consejo Ciudadano Metropolitano, el Imeplan, el Gobierno de México (por medio de la Conagua y una opinión técnica del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua), así como organismos de la sociedad civil y académicos (la opinión técnica determinó que sería la propia Mesa la que definiría a quien invitar de este sector).
 
Agradecemos su preocupación en un tema crítico y esencial para la vida de las personas. La invitación a proponer objetivamente los cómos, es un punto de partida para hacer frente a un problema que no sólo es responsabilidad de los gobiernos, también de quienes inciden en la educación de las generaciones que vendrán a nuestro relevo. Por el bien presente y futuro.

Referencias: 
Gobierno del Estado de Jalisco
Abasto de agua
ITESO
comunidad