Pronunciado por: 
Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz
Fecha: 
Lunes, Agosto 26, 2013

Muy buenos días. Es un gusto el día de hoy estar aquí con ustedes para inaugurar esta Ciudad Judicial y con ello, estoy seguro, dar inicio a la nueva etapa que vivirá Jalisco en la impartición de justicia.
 
Quiero agradecer la presencia y por supuesto la anfitrionía del magistrado Luis Carlos Vega Pámanes, magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado de Jalisco, y en su figura saludo a todos nuestros amigos y amigas magistrados, magistradas, consejeros y consejeras,  hombres y mujeres encargados de darle certeza al pueblo de Jalisco.
 
Agradezco, por supuesto, la presencia del presidente del Congreso del Estado, Edgar Enrique Velázquez González, y en su figura saludo a todos los diputados y diputadas locales, quienes han sido parte fundamental para el desarrollo, la orientación y la construcción de esta importante Ciudad Judicial. De la misma manera, agradezco la presencia del presidente municipal Héctor Robles Peiro y en su figura saludo a todos los compañeros presidentes municipales que el día de hoy nos acompañan.
 
Al general de Brigada Diplomado de Estado Mayor, Lucino Carlos Piedra Lezama, gracias por su importante presencia; a Víctor Manuel Flores Jiménez, magistrado coordinador general del Tercer Circuito, representante del Consejo de  la Judicatura General; así como al rector general de la Universidad de Guadalajara, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla. Asimismo, agradezco la importante presencia de quienes nos acompañan el día de hoy, señores ex gobernadores, Don Guillermo Cosío Vidaurri, así como Flavio Romero de Velasco, muchas gracias por su presencia.
 
Agradezco y saludo la figura de los líderes de cámaras empresariales, así como de CCIJ, Juan Alonso Niño Cota; Francisco Beckman, de CANACO; Óscar Benavides, de COPARMEX; Enrique Michel, de CESJAL, muchas gracias por su presencia.
 
Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, muchas gracias maestro por tu presencia.
 
Agradezco también la presencia de todos los jueces, juezas de primera instancia, mixtos, menores y de paz.
 
A los delegados federales en Jalisco del Gobierno de la República que el día de hoy nos acompañan, secretarios de Gobierno, presidentas del DIF, presidentes de Barras y Colegios de Abogados, académicos y a toda la comunidad jalisciense que el día de hoy nos honra con su presencia.
 
Jalisco es tierra de importantes juristas, juristas como Mariano Otero, como Ignacio L. Vallarta, hombres que dejaron un gran legado, inclusive al día de hoy, en criterios y en materia de jurisprudencia y de juicio de amparo. Y hoy por hoy debemos reconocer la trascendencia de esta importante Ciudad Judicial, porque es importante también para todos y que nos quede muy claro que debemos trabajar en todos los órdenes de gobierno para que nadie, bajo ninguna circunstancia, experimente el sufrimiento causado por una injusticia.
 
La percepción de la imparcialidad y la igualdad debe ser una experiencia cotidiana para todos los jaliscienses. Queremos que la justicia sea igual para todos y que las sentencias y los procesos den certeza y sean ágiles. Esto será posible, estoy seguro, con la modernización del sistema judicial. Por ello, nuestro Gobierno apoyará todas las acciones que lleven a la innovación, al progreso y a la mejora de todos los juzgados. Por ello, dotaremos de equipamiento nuevo para contribuir con procesos más eficientes que garanticen que la justicia, como lo establece la Constitución, sea pronta y expedita.
 
Volveremos, estoy seguro, a vivir en armonía, a restablecer el orden que se ha fracturado y así poder salir a la calle sin miedo para disfrutar de nuestra gente y de nuestro entorno.
 
Hemos tomado acciones concretas desde el primer momento que arrancamos este Gobierno, para renovar el sistema judicial y lograr un cambio en la forma en que se atiende la seguridad pública, en la que se procura, en la que se administra y sobre todo estamos trabajando también en la que se logre la reinserción social.
 
Por eso, señalo que es un trabajo de todos. No podemos trabajar con políticas públicas aisladas, con acciones que se difuminen en la concreción de darle certeza y justicia a la ciudadanía.
 
Hoy, por ello nos hemos comprometido el Poder Judicial del Estado, el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo para integrar comisiones y que analicen y le den seguimiento a todos los procesos y así, desde su espacio con toda la coadyuvancia y en el respeto irrestricto de la división de poderes, desde el Legislativo se entienda con claridad cuáles son las necesidades que tiene el Poder Judicial, cuáles son los problemas y obstáculos a los que a diario se enfrentan los juzgadores, cuál es la realidad en la que litigan nuestros abogados, cuál tiene que ser la razón fundamental por la que apoyemos decididamente a los trabajadores del Poder Judicial, que son los que cargan la mayor parte del trabajo. Necesitamos dotarlos de herramientas, de infraestructura, de tecnología, capacitación, para que poco a poco se profesionalicen y así día con día sea de mayor calidad el criterio de los juzgadores.
 
Por eso, el día de hoy estamos dotando de mejores instalaciones y de condiciones para agilizar los juicios que por años han estado rezagados. Sabemos que agilizar los procesos de la justicia nos va a traer muchos beneficios, entre ellos, la disminución de los índices de la delincuencia; se destrabará la economía de muchas familias que tienen bienes inmuebles en algún litigio; disminuirá la inversión de tiempo y costo que exige estar participando en un juicio; crecerá, por supuesto, la certeza y la confianza para que vengan a invertir y así generar e impulsar mejores economías y más y mejores empleos; pero sobre todo y lo más importante, generar la confianza de los ciudadanos hacia sus instituciones y así juntos lograr el bienestar que buscamos, con una sociedad que sienta y se sienta más tranquila y tenga mayor certeza jurídica.
 
La Ciudad Judicial y la integración de los juicios orales son ejemplos de modernización e innovación que ya eran urgentes para Jalisco. Mediante la introducción de audiencias públicas y orales en ciertas etapas del juicio podremos superar la opacidad, la dispersión y la lentitud que traen los trámites puramente escritos.
 
Se trata de simplificar y actualizar los procesos judiciales para erradicar los juicios velados, escritos en legajos inaccesibles y dilatados en exceso.
 
Daremos certidumbre a los ciudadanos porque no debe existir la discrecionalidad arbitraria de abogados ni de jueces. Debemos conocer todos cómo se juzga a los criminales, a los presuntos delincuentes. Por ello, es fundamental la organización, la coordinación, la suma de esfuerzos y la coadyuvancia desde el municipio, desde la policía, desde la policía municipal o estatal, que es el elemento aprehensor, el juez municipal. Estamos hablando de la prevención, la administración, la procuración de justicia que radica en una fiscalía que día a día venimos profesionalizando y que día a día estamos comprometidos a depurarla. Queremos empezar con el ejemplo poniéndolo en casa. Así, necesitamos depurar cuerpos policiacos, nuestros ministerios públicos, que estoy seguro que bajo el compromiso y anteponiendo el interés general de nuestro pueblo depuraremos también nuestro Poder Judicial, porque aquí a nada ni a nadie se le va a solapar criterios que sigan protegiendo a los delincuentes. Confiamos en la mayoría de nuestros jueces, de nuestros magistrados y de nuestro Poder Judicial. Por eso, si un solo juzgador no atiende estos criterios de certeza y de confianza que dan ustedes unidos como Poder Judicial, iremos juntos con todo el peso de la ley tras él.
 
Porque una sociedad justa donde se da el bienestar común para todos los miembros de su comunidad es a lo que aspiramos y es lo que se nos exige.
 
Sabemos que en la opinión pública hay muchas dudas en torno al manejo poco claro en algunas partidas de la inversión en esta Ciudad Judicial. Pero ante eso debemos decir que vamos a esclarecer el proceso y ante ello e instruido para que se lleve a cabo una auditoría, a fin de determinar si es que hubo manejos imprudentes o equivocados en los presupuestos. Porque tenemos la obligación de transparentar todos los procesos para lograr que la sociedad vuelva a confiar en sus instituciones.
 
Con la rendición de cuentas en el proceso de cómo se llevó a cabo la construcción de esta Ciudad Judicial tendremos mayor seguridad sobre la forma en que se gastaron los recursos, verificaremos si existieron errores u omisiones o fallas que nos puedan afectar en un futuro y así que no se manche en lo más mínimo la imagen del Poder Judicial ni de esta Ciudad Judicial, que es para el bienestar de los jaliscienses, que es para el bien general de los ciudadanos y aquí reconozco, reitero, el trabajo y la trayectoria profesional de ética y transparencia con la que la gran mayoría de nuestros juzgadores le dan certeza a los ciudadanos.
 
Pero sabemos que la ley se tiene que aplicar pareja, porque el orden de la justicia se expresa en principios generales que valen para todos por igual. La justicia vela por la igualdad y la libertad de cada persona y elimina toda exclusión al aplicar las leyes. Tampoco podemos permitir que siga avanzando la delincuencia en Jalisco. Vamos a frenar y debemos frenar al crimen organizado.
 
Por eso, quiero decirles que estamos sumamente preocupados porque en un sexenio, la incidencia de delitos, por ejemplo, en homicidio, de acuerdo a la estadística que proporciona el Sistema Nacional de Seguridad  Pública, nos indica que de 2006 a 2012 se incrementó casi en el 50 por ciento. Y ese es uno de nuestros grandes retos: trabajar unidos con mejores procesos de investigación, inteligencia, para poder tener mayor inteligencia que fuerza, para poder llegar a los puntos medulares y desmembrar así el crimen organizado.
 
Esto requiere un gran esfuerzo de todos, un gran esfuerzo donde la sociedad debe participar unida con sus instituciones para lograr los mejores beneficios y los mejores resultados.
 
Por eso, estos niveles de inseguridad pública han puesto a la justicia en una amplia discusión y han generado un conjunto de reflexiones que nos llevan a proponer reformas al Código Penal y a sus procedimientos. Por eso, pediré que se apliquen sanciones más severas, eso a corto plazo, a quienes cometan delitos de alto impacto.
 
Estaremos presentando ya la iniciativa para la aplicación de cadena perpetua para quienes cometan homicidio calificado y para todos aquellos homicidas de los elementos de los cuerpos de seguridad, para los parricidas y para quienes cometan feminicidio. Por ello, he instruido al secretario general de Gobierno para que a la brevedad se presente la iniciativa ante el honorable Congreso del Estado, a fin de no demorarnos en una de las exigencias y peticiones que nos ha hecho la sociedad jalisciense.
 
Esta iniciativa es parte de los compromisos hechos con la ciudadanía, de lo que les prometimos hace tiempo y es respuesta a las necesidades también de justicia para Jalisco, porque los homicidas no deben estar destruyendo nuestras familias y dejando a su paso daños irreparables a la comunidad y a nuestros seres amados.
 
Los jaliscienses no deben experimentar el miedo de salir de sus casas, ni estar con la angustia de que los asalten o que los secuestren. Todos nosotros tenemos el derecho de vivir tranquilamente y de manera armónica, sin preocupaciones, sintiéndonos libres.
 
Los jaliscienses no debemos vivir alarmados preguntándonos si nuestros familiares o amigos llegaron con bien a sus destinos.
 
Por ello, estamos proponiendo, para quienes dañen a nuestros seres más queridos, se les apliquen penas más severas como la cadena perpetua. Los delincuentes no deben estar libres, debemos construir ciudades más tranquilas donde la felicidad sea posible y una realidad.
 
Por eso, también nos pronunciamos por penas más severas para secuestradores y extorsionadores, hoy ya reglamentados en el 73 constitucional, donde debemos atender esta ley general en materia de secuestro. Pero aquí debemos ser implacables con quienes hayan atentado contra privar la vida de alguien de nuestras familias. Por eso, los jueces y magistrados son los que nos darán y serán garantes de combatir la impunidad día a día y en eso coadyuvaremos reforzando, en lo que a nosotros atribuye, con toda nuestra acción y con toda la firmeza y el peso del Estado.
 
Urge mayor eficiencia en el combate a la delincuencia con estricto apego a los derechos humanos, para lograr de Jalisco un lugar más seguro, donde no exista la tragedia, ni el dolor, ni la desesperanza. Si nos unimos como sociedad y gobierno seremos más fuertes, estoy seguro, que cualquier organización criminal. Necesitamos instaurar una nueva forma de organización social más justa, que adopte como suyas las ideas sobre la igualdad en la vida pública.
 
Para llevar a la realidad el tipo de sociedad a la que aspiramos debemos combatir a los delincuentes, erradicar prácticas opacas en el destino de los recursos y cualquier acción ilícita debe quedar desterrada.
 
Como sociedad tenemos el reto permanente de buscar consensos con los demás por medio del diálogo y el entendimiento, pero nunca, nunca por medio de la violencia. Hay que ser personas justas que persigamos un modelo bueno para nuestra comunidad. Tenemos que buscar la virtud de entender a los demás, comunicarnos, relacionarnos lo mejor posible con los otros.
 
El desafío de la justicia es restablecer el orden que ha sido destruido y evitar más tragedias. Por ello, el día de hoy estamos orgullosos de iniciar con esta nueva era, con esta nueva etapa, donde tenemos infraestructura, herramientas y donde no dejaremos de seguir trabajando para construir lo que nos queda pendiente, sobre todo aquí, en esta Ciudad Judicial, que es el tercer piso, que son nuestras salas orales. Porque a la brevedad queremos que en el próximo 2014 empecemos a actuar con nuestros juicios de oralidad, empezando sobre todo en materia mercantil.
 
Conocemos de su realidad, conocemos del esfuerzo que día a día realizan desde el juzgado, desde el actuario, el secretario, el notificador, quien trabaja en este gran Poder Judicial al que debemos reconocerlo, reevaluarlo y para ello está su actuar, su visión, sus resultados. En eso estaremos coadyuvando como poder público. Queremos poderes en este Estado que den certeza, un Poder Judicial sólido, confiable y que cuente con los apoyos necesarios; un Poder Legislativo que interprete la exigencia de la sociedad con la realidad que vive la institución para generar instrumentos legislativos al servicio de la sociedad que sean más eficaces, eficientes y sobre todo que nos den mayor desarrollo; y un Poder Ejecutivo comprometido, administrando y ejecutando, por supuesto, las disposiciones que se establezcan en la ley y respetando, por supuesto, los criterios y las decisiones de nuestros tribunales.
 
La modernización de la Ciudad Judicial, la iniciativa a las reformas al Código Penal que estamos proponiendo y la unión que es fundamental de los ciudadanos, de la sociedad y gobierno nos harán más eficientes y funcionales para combatir la delincuencia.
 
Bienvenidos a todos quienes estarán haciendo de ésta su nueva casa. Estoy seguro que la van a dignificar con su trabajo recto, imparcial y legítimo por el bienestar de Jalisco.
 
Muchas gracias.