Pronunciado por: 
Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz
Fecha: 
Miércoles, Junio 12, 2013

Muy buenas tardes a todos, a todas, bienvenidos maestros. Quiero agradecer la presencia de sus dirigentes, de Flavio Humberto Bernal Quezada, secretario general de la Sección 16; de nuestro amigo  Miguel Rodríguez Noriega, secretario general de la Sección 47; agradecer la presencia de todos los maestros, del comité, miembros distinguidos que nos acompañan; de nuestro amigo José García Mora, también en representación de Juan Díaz, le pido que por su conducto reciba un cordial saludo, nuestro amigo Juan Díaz. Agradecer también la presencia del Secretario de Educación, Francisco Ayón;  así como del subsecretario de finanzas, Héctor Rafael Pérez Partida.
 
Agradezco a la Sección 16 y 47 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que a través de sus dirigentes, haya depositado la confianza en nuestro Gobierno para entablar una relación de dialogo y de respeto, en beneficio directo de la educación en Jalisco. Que esto es una prioridad efectivamente en nuestra agenda, para el bienestar y desarrollo de nuestros niños y de nuestros jóvenes, por eso les recuerdo que este Gobierno es sensible a las necesidades y demandas del personal docente, no docente y de apoyo, pues sabemos la trascendencia de su labor en el forjamiento de un futuro prometedor para nuestro estado.
 
Sabemos de su compromiso, de su ahínco con lo que a diario ustedes se presentan en las aulas de clases para educar a nuestros hijos, sabemos del esfuerzo que requiere y sobre todo, las herramientas que necesitan para poder tener un personal docente a la altura de naciones del mundo que reclaman hoy competitividad, que reclaman hoy a jóvenes mejores formados, a jóvenes en una cultura del mundo, a jóvenes globales, a niños con un pensamiento distinto.
 
Y hoy ustedes son los líderes, los que están al frente, los que cuando ustedes, como lo he señalado en otras ocasiones, se encuentran en un marco directo, en un marco donde no están ahí autoridades, no están ahí legisladores, donde no están ahí los secretarios de educación o de finanzas o los dirigentes magisteriales, y ahí es donde se ven cristalizados el esfuerzo, el trabajo, sobre todo la atención que se tenga para seguir impulsando su carrera, su trabajo.
 
Por eso recibimos este pliego petitorio general de demandas, con la voluntad de satisfacerlas, por supuesto, en la medida de nuestras posibilidades.
 
Sabemos por supuesto, que habremos juntos de hacer un esfuerzo para mejorar las condiciones laborales de nuestros docentes, pero también reconocemos que necesitamos basarnos en aspiraciones reales, para que sean materialmente posibles.
 
Ustedes conocerán con transparencia la asignación del presupuesto de los ingresos, hoy los problemas de ingresos federales afectan directamente en participaciones locales. Pero no por ello vamos a detenernos en obstáculos presupuestales para poder incentivar la demanda de nuestros trabajadores de la educación, de nuestros maestros.
 
Habremos de superar obstáculos, y en esa medida, y en un entendimiento claro yo los invito a que vayamos a negociaciones de largo plazo, que si bien nos invita a negocia en el corto, este pliego petitorio, definamos demandas reales que podamos soportar a final del periodo, de cómo nos queremos ver a final de estos cinco años nueve meses, cuál será nuestra relación, cuál serán nuestros alcances, cómo podemos ir esforzándonos en un presupuesto cada vez más optimizado con reducción del gasto excesivo en cosas superfluas o que no van directamente a invertir en la educación.
 
Porque esto es una prioridad, nosotros queremos invertir en la educación, más que en medidas o herramientas de seguridad, es decir, la mejor seguridad está en invertir en nuestros niños, en la educación y en nuestros maestros, así lo entendemos.
 
Y este  binomio lo vamos a poder, o esta ecuación, la vamos a poder ver con resultados en no más de tres o cuatro años, si atendemos bien ahora a nuestros niños que tienen nueve, 10 años; ahora nuestros niños que tienen 13, 14, 15 años, no van a llegar a la adolescencia siendo caldo de cultivo de la delincuencia organizada, de las adicciones.
 
Hoy vemos con tristeza, y lamentamos, que nuestros penales, nuestros reclusorios siguen siendo mayoritariamente ocupados por jóvenes, entre 19 y 29 años de edad, sin contar los menores en conflictos con la ley.
 
Y esto habla entonces de que el trabajo que necesitamos hacer en el hogar, en la comunidad y principalmente la escuela debe ser un trabajo de todos, por eso lo que refiere al capítulo de educación, está entre nuestras prioridades y habremos de hacer esfuerzos por reorientar el presupuesto a la inversión, porque esto no es un gasto es una inversión.
 
Y en este sentido, de manera puntual revisaremos cada una de las peticiones, de sus demandas, que entiendo son justas demandas, pero repito, que aspiracionalmente puedan ser reales, para efectos de que podamos tener una relación armónica e ir año con año logrando consensos, acuerdos, en donde ustedes vean reflejados sus ingresos, sus apoyos, sus demandas, rendimiento de acuerdo a todo el sacrificio y esfuerzo que ustedes ponen frente al aula.
 
Por eso con gran voluntad vamos a trabajar en este dialogo, en esta negociación. Para esto, turnaré a la brevedad a la Secretaría de Educación, como a la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas por medio de nuestros secretarios, Francisco Ayón y nuestro subsecretario Héctor Pérez Partida, quienes analizarán y diagnosticarán las posibilidades de resolución a sus demandas.
 
Revisaremos exhaustivamente cada una de ellas y las condiciones en las que nuestros maestros dan clases, porque tenemos presente que la educación debe de ser un proceso integral, que reúna calidad y cobertura, sustentado en proyectos realistas, pero con visión de futuro.
 
La política educativa de nuestro Gobierno, sí valorará al órgano que la sustenta, que es el trabajo arduo y diario de sus maestros, y a partir de aquí vamos a construir acuerdos a sumar contenidos y a impulsar la recuperación educativa de Jalisco, hasta llevarla a la excelencia como nos hemos comprometido.
 
Muchas gracias a todos ustedes y gracias por su presencia.