Pronunciado por: 
Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz
Fecha: 
Jueves, Junio 6, 2013

Muy buenos días. En verdad quiero decirles que hoy me siento particularmente contento, emocionado, porque es un día histórico para Jalisco, para México. Hoy, con la presencia de nuestro amigo, el director de Conagua, David Korenfeld, se manifiesta y se cristaliza un compromiso de la visión de nuestro Presidente Enrique Peña Nieto, un compromiso claro que viene a darle el impulso que necesita nuestra área metropolitana de Guadalajara para poder salvaguardar uno de los derechos fundamentales de los ciudadanos, el derecho al consumo del agua. Por eso quiero gradecer el trabajo que ha venido realizando Conagua a través también de la delegación con José Leías Chedid para poder tener estudios y concretar este proyecto de hace más de 20 años.
 
Gracias, por supuesto, a nuestros amigos los presidentes municipales de la zona metropolitana, de los demás municipios; los saludo en la figura de nuestro amigo el presidente municipal “El Güero” Pulido, un hombre de trabajo, de compromiso, que sabe que esto en un futuro será un paraíso, un espacio natural que se va a poder aprovechar y va a generar muchas alternativas también de empleo.
 
En estos últimos días, en nuestra zona metropolitana, ustedes han sentido más calor. Hemos visto que día con día seguimos enfrentando las adversidades y las condiciones atmosféricas. Tal vez nos preguntamos qué haríamos para que llueva más, qué podemos hacer para que el clima vuelva a ser ese clima menos extremoso y sabemos que difícilmente lo podemos lograr, pero lo que sí podemos hacer es llevar más agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara. 
 
Hoy vemos que la disminución en muchas partes de nuestros árboles mantiene el atasco de este problema medioambiental. La deforestación, el crecimiento por supuesto desordenado de nuestra mancha urbana viene a generar un círculo vicioso que debemos revertir, convertirlo en un círculo virtuoso. Por eso quiero decirles que en Jalisco ya no tenemos más un Gobierno ocioso ni tampoco una sociedad insensible y que no participa.
 
Por eso estamos haciendo frente a la insuficiencia hídrica causada por la negligencia y el egoísmo o por decisiones erráticas que persiguieron el beneficio inmediato a costa de la disminución o el desabasto de agua.
 
Por falta de decisiones estamos ocupados el día de hoy en una recuperación para nuestra área metropolitana de abastecimiento de agua que inicia por la planeación conjunta entre el Gobierno Federal, Estatal y municipales, los sectores sociales, sobre todo para que escuchemos y atendamos los lineamientos de los expertos en el tema del agua, como ya lo señalaba aquí nuestro director, que sí conoce, que sí entiende a fondo, es un técnico y sobre todo habla bien el tema del agua.
 
Durante 24 años se postergó este proyecto que hubiera paliado el problema de abastecimiento de agua para la Zona Metropolitana de Guadalajara. En ese momento se ignoraron voces de muchos especialistas, como ya lo señalaba aquí, especialistas como Dau Flores, especialistas como Tito Lugo, como Aristeo Mejía, a quienes en este momento quiero agradecer y reconocer porque hoy están aquí con nosotros y especialmente por su empeño, dedicación, su convicción y su trabajo, que nunca lo vamos a olvidar; muchas gracias y nuestro merecido reconocimiento.
 
Es un merecido reconocimiento y por eso hoy ponemos en sus manos este ambicioso proyecto y que les encomendamos que lo guíen y lo lleven a la realidad para el bienestar de los que vivimos en el área metropolitana de Guadalajara, porque durante años, políticas públicas erráticas e infértiles hicieron que perdiéramos décadas y mucho tiempo, pero sobre todo que dejáramos ir al mar esa agua limpia, sin utilizar más de 3 mil 800 millones de metros cúbicos de agua del río Verde, estamos hablando de la mitad de lo que puede embalsar el Lago de Chapala, de lo que puede almacenar nuestro Lago de Chapala. Pero también perdimos la oportunidad de proteger y mejorar los ecosistemas del cañón del río Verde. Por eso celebramos esta promesa, cuyo cumplimiento inicia con paso firme de nuestro Presidente Enrique Peña Nieto con el pueblo de Jalisco, puesto que entiende la urgencia que enfrenta nuestro Estado y en particular el área metropolitana de Guadalajara y por supuesto la región de Chapala, la ribera de Chapala, conocida durante mucho tiempo por tener el segundo mejor clima del mundo. Ahora lo podemos poner en riesgo y con estas acciones estoy seguro de que iniciamos su conservación.
 
Según las proyecciones de Conagua, la región Lerma-Santiago-Pacífico en 2030  disminuirá en más de 10 por ciento la disponibilidad natural media de agua per cápita, lo que con el aumento de la población nos coloca en una situación apremiante, no en 2030, ahora.
 
Contamos con pocas fuentes de abastecimiento para abastecer el uso doméstico e industrial del área metropolitana de Guadalajara y esa poca agua, una gran parte, como ustedes saben, del Río Santiago está contaminada, lo que perjudica a los habitantes y a las comunidades por donde se extiende esta cuenca. Sin embargo, a pesar de la limitación de recursos hídricos no podemos tomar más agua irracionalmente del lago de Chapala (y ese fue un compromiso que hicimos nosotros ante los habitantes de Chapala), sino buscar alternativas, de las cuales, esta presa y el sistema El Purgatorio son sustanciales, porque darán un respiro al lago de Chapala, que este año ha bajado 1.44 metros de su nivel, quedando al 35.5 por ciento de su capacidad. Este descenso ha sido más acentuado en los últimos 24 años, ya que en 1989 descendió 1.50 metros.
 
Este temporal de lluvias que está iniciando es escaso; nos acercamos a una verdadera crisis en el lago de Chapala y esto, por supuesto, puede traer graves consecuencias a la Zona Metropolitana de Guadalajara.
 
Hace más de 20 años ya se había planeado un sistema regional de abastecimiento con el proyecto La Zurda-Calderón, que inició con la presa Elías González Chávez y la presa El Salto, pero fue abandonado por las posteriores administraciones. De hecho, el agua de la presa El Salto nunca ha sido utilizada.
 
Por eso ayer sumamos nuestro esfuerzo al del Ayuntamiento de Tepatitlán para continuar y concluir el Acueducto El Salto-Tepatitlán para tomar 300 litros por segundo de El Salto. Será la primera población de Jalisco en poder obtener el beneficio del río Verde.
 
Este convenio entre la Federación y el estado de Jalisco garantiza la realización de un sistema de abastecimiento integrado por presas, plantas potabilizadoras, tanques, plantas de bombeo, infraestructura hidráulica indispensable para dotar de 5.6 metros cúbicos por segundo más a la zona conurbada de Guadalajara y trazar un rumbo sostenible de nuestro Gobierno en materia de gestión integral de los recursos hídricos.
 
El 50 por ciento del costo de la obra será financiado con recursos provenientes del Fondo Nacional de Infraestructura que Conagua nos ayudará a gestionar y al mismo tiempo vigilar que cada peso asignado se invierta adecuadamente y con calidad en este proyecto de infraestructura. El 50 por ciento faltante lo aportará el Gobierno del Estado en un plazo de 20 años, para amortiguar la inversión que tenga que realizar el constructor que seleccionemos mediante licitación pública.
 
Por eso quiero reconocer y agradecer a todos ustedes por esta labor, este esfuerzo, pero sobre todo decirles que esto va traer desarrollo, empleo, inversión, porque queremos que también sean los constructores de Jalisco los que estén participando en el desarrollo de estas importantes obas. Y eso es lo que nosotros queremos garantizar ante la presencia de senadores como Verónica Martínez; diputados como Roberto Mendoza, Jaime Prieto; nuestros presidentes municipales, funcionarios, constructores, empresarios, ciudadanos. Hoy venimos a decirles que estamos cumpliendo con este proyecto tan importante para Guadalajara, para su área metropolitana.
 
La cuenca Lerma-Chapala-Santiago ha sido parte del pueblo mexicano desde sus principios. No podemos permitir que se deteriore más ni que se extinga. Esto desde sus primeros asentamientos ha sido parte de nuestra historia, por eso, el destino del agua que llega a Jalisco y a la Zona Metropolitana de Guadalajara debe ser como el nacimiento de un río: limpio y transparente. Por eso, hacia allá los invitamos a que sigamos trabajando juntos, unidos, para cuidar nuestros mantos freáticos, nuestros ríos, nuestros lagos, nuestros mares, pero que esto no inhiba la construcción y el desarrollo para garantizar el abasto de agua durante más de 30 años de la Zona Metropolitana de Guadalajara.
 
Esta es una acción concreta con la que iniciamos para cambiar la historia de Jalisco.
 
Muchas gracias.