Pronunciado por: 
Gobernador del Estado de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz
Fecha: 
Miércoles, Mayo 15, 2013

 
Muchas gracias, muy buenas tardes. En verdad, muy contento y orgulloso de estar con los maestros de Jalisco. Escuché con mucha atención las intervenciones de mis amigos, los dirigentes Flavio y Miguel, de las secciones 16 y 47, y quiero decirles  desde este momento, antes de iniciar con una breve intervención que en esta administración seré solidario, y ni un paso atrás en los derechos laborales que han conquistado los trabajadores.
 
En materia de seguridad social a nuestro pensionados y jubilados, darles certeza de que su dinero estará seguro y sobre todo valorar procesos en los que podamos generar mejores incentivos, para que esté bien nuestra gente que sacrificó tantos años de su vida, para formar a más y mejores mexicanos.
 
Gracias por su anfitronía, gracias a Flavio Humberto Bernal Quezada, de la sección 16; a Miguel Rodríguez Noriega, de la sección 47; a José García Mora, en representación de nuestro amigo, Juan Díaz del SNTE, a nuestro amigos que hoy están representando, representan al Congreso del Estado, que ahí habrán de hacer una gran tarea y estoy seguro habrá apertura para escucharlas inquietudes de los maestros; a mi amigo Miguel Castro Reynoso, diputado, presidente de la Mesa Directiva; así como a Luis Carlos Vega Pámenes, presidente del Supremo Tribunal de Justicia; al presidente municipal, Ramiro Hernández García; al teniente coronel, Luis Enrique Salcido, muchas gracias; a Luis Guillermo Martínez Mora, presidente de la Comisión de la Educación; a Antonio Obregón Torres, también que nos acompaña.
 
El día de hoy nos convoca la memoria de tres maestros ilustres, y en esta memoria encontramos a Ignacio Manuel Altamirano, Manuel López Cotilla, Rafael Ramírez, cuya labor en pro de la educación de nuestro país, representan todo un ejemplo de vida. Altamirano sentó las bases de la educación primaria, gratuita, laica y obligatoria. López Cotilla, recordamos, llevó a cabo el primer reglamento de las escuelas municipales de Jalisco. Ramírez le dio un gran impulso y organizó la educación rural. Grandes acciones de ilustres que han hecho que los reconocimientos que hoy entregamos lleven su nombre.
 
¿Cuántos como ellos habrá aquí en este gran recinto? ¿Cuántos como ellos necesitamos en nuestro país? Estoy seguro que muchos, porque en sus manos hemos estado gente a la que han formado. En sus manos han cultivado esa semilla con la que aspiramos a ser mejores, a superar los retos que nos depara el presente, el futuro; a construir día con día un mejor país.
 
Por eso debemos reconocer la labor de ustedes, no solamente hoy, sino todos los días. Se ha vuelto una muletilla decir quedamos mal en educación, que estamos muy mal en educación, pero también quiero reconocer, el gran esfuerzo que hacen todos los días nuestros maestros.
 
Quisiera darles algunos datos de evaluaciones tan (INAUDIBLE) para confirmarlo el día de hoy. En el 2006, todos los años en Jalisco, han tenido mejoras. En matemáticas por ejemplo, el resultado de los alumnos con resultados de buenos a excelentes, se elevó casi el doble, al pasar de 22.8, a 42.7 por ciento. Es verdad y debemos reconocer que todavía no tenemos el nivel educativo que deberíamos, y sobre todo cuando nos comparamos a nivel internacional, nuestros alumnos; todavía falta mucho en algunas áreas que debemos seguir impulsando.
 
En la prueba Pisa, por ejemplo, el porcentaje de estudiantes con resultados muy bajos se redujo, del 2000 al 2009.
 
Cuando se llevó a cabo la evaluación por última vez, pudimos revisar que también se redujo el porcentaje de promedios muy altos, y aumentó el de niveles medios. Pero creer que la responsabilidad por esta situación es únicamente de los maestros, así como reprochar a diario la falta de habilidades o incentivos, es una acusación demasiado fácil, que a la larga nos está llevando a un callejón sin salida.
 
Porque estoy seguro que así no vamos a resolver nada. Traigo a la memoria un proverbio africano donde señala: “Hace falta toda una aldea para educar a un niño.” Esto quiere decir que no es tarea de sólo un maestro, aunque su papel en nuestra sociedad sea el más importante en el proceso o de los más importantes del proceso. Pero ahí también están los padres de familia, responsables de los primeros años del niño, de su formación como personas; estamos los gobernantes, que tenemos en nuestras manos la posibilidad de hacer que muchas cosas funcionen bien, o que muchas cosas nomás no funcionan. Están también los legisladores, capaces de emprender las reformas que necesitamos, estamos todos.
 
A ustedes maestros, quiero decirles que no están solos y que no van a seguir cargando con esta responsabilidad que se les quiere dejar. Suena bonito cuando decimos que ustedes son los forjadores de los futuros líderes, pero también es cierto, que para que estos líderes lleguen a ser personas triunfadoras y generosas, todos debemos de cooperar. Sin embargo, en el aula solamente existe el maestro y los alumnos. Ahí no hay papás, ahí no hay funcionarios ni legisladores. Ahí solamente existe el proceso de aprendizaje donde están bien muchas mentes ansiosas de aprender, así como los conocimientos que día a día ustedes están adquiriendo y sobre todo, como lo decía Arreola: “Son el crisol, el conductor, de poder cristalizar estos conocimientos.” Y es precisamente ese momento, lo único que hace que su trabajo sea tan especial. Es por eso que le día de hoy estamos brindando este homenaje.
 
Ustedes hacen muy bien su trabajo. Nosotros también queremos hacer muy bien el nuestro. Estamos trabajando en una reforma educativa que precisamente  estimule su labor, que reconozca de manera correcta el trabajo de todos los docentes mexicanos.
 
Sabemos que hay dudas, especialmente con relación a la evaluación, pero más allá de generar incertidumbre, la intención es que la evaluación nos dé certeza. La nueva junta de gobierno, como todos sabemos, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, ya aclaró, que para la evaluación, se tomará en cuenta el contexto y las condiciones de trabajo en que se desempeñan los profesores. No se trata de evaluar nomás por evaluar, sino de apuntalar los procesos para mejorar la educación en nuestro país.
 
No vamos a ser un estado tan poco paternalista, con lo que pretendemos nosotros es resolver que las cosas, junto con ustedes puedan tener un mejor desarrollo. Vamos a ir de la mano con ustedes en este proceso de la reforma educativa.
 
Cada uno de los actores, en el proceso educativo, tenemos una gran responsabilidad que vamos asumir. A ustedes los acompañamos en la definición de una evaluación eficiente que no afecte a su trabajo, que no afecte sus derechos, sino que beneficie y que los haga crecer junto con los educandos.
 
Queremos en Jalisco más maestros como ustedes, muchos más maestros como ustedes. Yo ratifico lo que dije en la mañana, soy un orgulloso hijo de la educación pública, laica, gratuita. Recuerdo a todos mis profesores con una grata satisfacción, porque de cada uno aprendí, porque los valores  de la honestidad y los valores de la defensa de la solidaridad, del respeto,de la tolerancia, ésos me los enseñaron en el aula de clases. Y muchos maestros, aún más allá del aula de clases, cuando les pedí una recomendación, siempre estuvieron.
 
Estoy convencido que los maestros siempre han estado, quienes en ocasiones han estado ausentes, han sido los gobiernos o las políticas públicas deficientes de los gobiernos. Por las soluciones de políticos, que no entienden hacia dónde transita la realidad de nuestros maestros y del proceso educativo que debe tener éxito, y que se vea reflejado en nuestros jóvenes, en nuestros niños a través de la inversión, en la capacitación, en el impulso, en los incentivos de nuestros docentes.
 
Enhorabuena y en verdad, me siento muy orgulloso de tener los maestros que aquí tenemos y que dejarán un gran legado a través de la historia y ya lo están dejado en muchos de sus alumnos