Pronunciado por: 
Jorge Aristóteles Sandoval Díaz
Fecha: 
Viernes, Diciembre 5, 2014

Muy buenos días.
Agradecer la invitación a este importante ejercicio de rendición de cuentas al magistrado presidente, Luis Carlos Vega Pámanes.
Agradecer también la presencia de todos los magistrados y magistradas de este Supremo Tribunal de Justicia. De la misma manera, al diputado Trinidad Padilla, muchas gracias presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado; señores ex gobernadores que el día de hoy nos honran con su presencia; distinguidos invitados.
Hace un año, cuando el magistrado Luis Carlos Vega Pámanes presentó su informe de actividades al frente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco, me comprometí firme y decididamente a realizar todos los esfuerzos necesarios para que de la mano del Poder Judicial pudiésemos avanzar en la construcción de nuevos modelos que permitieran un sistema judicial más eficaz, transparente y expedito en beneficio de los jaliscienses.
El trabajo, siempre insertado en el marco de respeto a la independencia institucional, está, como se ha dejado ver en los resultados anunciados por el magistrado, rindiendo frutos que nos permiten asegurar que Jalisco retoma poco a poco su liderazgo en materia de justicia en el concierto nacional.
Justo Sierra, en una alocución pronunciada en diciembre de 1893, señalaba que todo aquel que tenga el honor de disponer de una pluma, de una tribuna, de una cátedra tiene la obligación de consultar la salud de la sociedad en la que vive.
Atendiendo a su sabiduría, hoy debemos reconocer que México vive tiempos dolorosos, que la impunidad y la dilación de la justicia han llegado al punto en el que los ciudadanos, todos, sin importar la trinchera en la que nos encontramos, expresamos nuestro repudio e indignación por los centenares, miles de sucesos violentos que tienen lugar en todo el país.
En esa misma intervención, en un momento en el que se vivía también un México convulso, Justo Sierra aseguraba que el problema social, lo mismo que el económico y lo mismo que el político, se reducían a un solo problema: justicia.
Sin duda, el clamor general sigue siendo el mismo, nuestro reclamo es el de un México justo en toda la extensión de la palabra, porque como ha dicho en su mensaje a la nación el Presidente Enrique Peña Nieto, la justicia que todos queremos ver va más allá del ámbito legal y la justicia social, esta justicia ligada a la igualdad de oportunidades, el combate a la pobreza y el desarrollo de todas las personas en todas las regiones.
Es cierto que si queremos lograr un país en el que todos los mexicanos tengamos las mismas oportunidades de desarrollo para alcanzar nuestro éxito debe haber un sistema de justicia confiable, donde la honestidad, la igualdad y el derecho prevalezcan, porque es fundamental.
Por eso celebro los logros que hoy ha expuesto el magistrado Luis Carlos Vega Pámanes. Aquí se ha colocado como uno de los principales avances la puesta en marcha de las Salas de Juicios Orales en Ciudad Guzmán, que garantizan la implementación de nuevos modelos de justicia alternativa que exige la reforma de 2008.
Cuando asumí la gubernatura en el Estado de Jalisco, nuestro estado, se encontraba en último lugar en torno al avance del cumplimiento de lo requerido por esta reforma. Para la evaluación realizada en este periodo 2013-2014, habíamos avanzado ya algunos lugares. Y estamos seguros que muy pronto estaremos en los primeros lugares a nivel nacional.
Después del primero de octubre pasado, cuando comenzaron a operar las nuevas salas en el Sexto Distrito Judicial, dimos un paso importante para abatir este rezago. Para lograrlo, y acorde al compromiso que establecí con ustedes el año pasado, el Gobierno del Estado realizó en estas salas una inversión total que supera los 44 millones de pesos.
Además, con la inauguración ayer de cuatro salas para juicios orales, ahora especializadas en materia mercantil, y su próxima puesta en funcionamiento, nos hemos colocado a la vanguardia y estamos seguros que la próxima evaluación nos colocará, como lo señalé, en los lugares de vanguardia.
No nos hemos detenido aquí. El Gobierno estatal fue autorizado para contratar un financiamiento bajo el esquema de bono cupón cero hasta por 650 millones de pesos y hoy ya están en marcha proyectos en nueve de los doce distritos por un monto de 335 millones de pesos.
Éstas, entre muchas otras acciones conjuntas que hemos realizado y que ya detalló el magistrado presidente, no habrían sido posibles sin el trabajo coordinado y la voluntad de todos los poderes.
Por eso también quiero aprovechar, reconocer y agradecer a los legisladores, quienes han mostrado disposición y compromiso aprobando desde el Congreso la normatividad necesaria para este sistema.
Los diputados también siguen analizando ya las alternativas para regresar al Poder Judicial la administración de los productos financieros.
Esto, estoy convencido sobre una realidad, hoy en la administración ya estamos entregando todos los rendimientos financieros para que se puedan implementar, invertir en el Poder Judicial, como ya lo veíamos en el video. 
Es un compromiso en nuestra administración devolverle la Hacienda Judicial, porque estamos convencidos que esto será un avance significativo para resolver la demanda de un presupuesto más amplio y constitucional, que ha expresado aquí su magistrado presidente, así como muchos de los miembros de este importante poder.
Me he referido aquí a la necesidad de reconocer que hoy no hay justicia posible si no impulsamos la igualdad entre los ciudadanos, del desarrollo integral de nuestra entidad. De la misma manera, sabemos que la carga laboral, de la carga de trabajo que tenían nuestros juzgados.
Debemos reconocer el extraordinario trabajo, el talento, el tiempo, con la convicción que dedican los jueces,  los juzgadores de este estado, a poder impartir justicia. Definitivamente es una labor muy compleja, porque siempre habrá alguien que sea vencido en un juicio a través de un procedimiento que otorga las garantías de nuestra propia Constitución.
Y así estamos convencidos de que debemos seguir invirtiendo en capacitación para nuestros impartidores de justicia. Hoy, en este nuevo modelo, exige una mayor inversión, no hay en este momento recursos que nos alcanzaran para impulsar la implementación del nuevo modelo y mantener el que aún ya tenemos.
Esto será un tránsito de muchos años. Hoy, en países de vanguardia como en Chile, después de catorce años todavía siguen algunos resquicios del sistema antiguo de implementación de justicia. Sabemos que es una tarea dura, ardua, pero confiamos que unidos y con el apoyo de los tres poderes, el Poder Judicial seguirá siendo garante, impartirá justicia pronta, transparente y expedita.
La confianza de los ciudadanos es obligación y deber de todos los que tenemos una responsabilidad de administrar, impartir, procurar justicia, darles esa certeza, donde no hay influencia, donde no haya poderosos, más que el instrumento más poderoso sea la ley; que no sean los poderosos que cuentan con los recursos económicos que sean la sensibilidad, el conocimiento y la capacidad del juez el que le otorgue la justicia a quien la exige.
Vivimos tiempos difíciles y definitivamente todos sabemos que estamos viviendo un cambio de era en las tecnologías, comparten el sentir en todo el mundo, hoy sabemos qué está sucediendo en cualquier parte del mundo en el instante, ellos vigilan permanentemente en cada una de las decisiones que estamos tomando cualquiera de los que tenemos una responsabilidad pública.
Hoy en el mundo vivimos un sistema de todo, un sistema que ha arrojado una gran desigualdad en todo el mundo. Esto ha llevado a la desesperanza, esto ha llevado al cansancio, al hartazgo, a la indignación de millones de personas que viven en la extrema pobreza y muchos jóvenes que no encuentran la oportunidad de salir adelante. Hoy vemos cómo esta de-regulación financiera ha llevado a que la riqueza se concentre en unas cuantos en el mundo (y México no es la excepción), cómo cada vez se sigue generando más y más y más pobreza en el mundo. Es momento de hacer una reflexión y desde los estados nacionales, desde el municipio, desde el tribunal, desde el juzgado, en cualquier distrito judicial queremos ver cómo se respira esa injusticia. Necesitamos impulsar un nuevo modelo que salga desde las injusticias o desigualdades que se viven en el mundo, de que empiezan en la comunidad más alejada.
Pero ahí es donde están ustedes, ahí es donde son garantes de poder impulsar la justicia y darle a cada cual lo que le corresponde. Por eso es que estamos convencidos de seguir invirtiendo en nuestro poder judicial.
Sabemos que falta mucho por hacer, son muchos los obstáculos y las herramientas, pero juntos habremos de superar, y estoy comprometido que en este sexenio, después de que llegué el primero de marzo del 2013, podemos dejar un Poder Judicial más consolidado, más fuerte, con mejores herramientas, con mayor capacidad financiera y que así podamos salir adelante.
Y en ese sentido también quiero referirle al magistrado que he dado la instrucción para que lo soliciten, ya que ahora está en manos de los señores diputados la discusión del presupuesto, el poder asignar más recursos en este año y que esos recursos que se habían enviado podamos ajustarlos, porque sé que será una buena inversión.
Y quisiera remitirme nuevamente a las palabras de Justo Sierra, quien entendía que es la educación lo que genera mejores condiciones de justicia. “Educar evita la necesidad de castigar”, decía.
En el gobierno que encabezo creemos en la educación como motor de cambio, el principal impulso a los esfuerzos de la transformación que ahora estamos emprendiendo está orientada a invertir en la educación.
Si queremos un mejor país, una sociedad más solidaria, una sociedad más justa y con más valores, debemos invertir en la educación.
Y en ese sentido, hoy estamos convencidos que darles como derecho a los estudiantes el transporte gratuito, que darles como derecho a los estudiantes sus útiles, sus  mochilas, es una herramienta. Pero también debemos trabajar mucho en la inversión, en la capacitación de nuestros maestros, en las herramientas que necesitan nuestros maestros.
Si queremos un mejor futuro, debemos empezar ahora, porque mañana será muy tarde, debemos tomar la decisión de hacer una gran inversión en la educación. Eso estoy seguro que será la mejor solución para evitar injusticias y para evitar que sigamos  viviendo en un clima de inseguridad en el que estamos trabajando.
La prevención  es parte fundamental y hoy en las reformas impulsadas también por el presidente de la República obligará al Poder Ejecutivo y a los gobernadores de todo el país a ser aún más responsables, minuciosos en el análisis detallado de la vigilancia que se va a dar en cada uno de los municipios. Seguramente en la próxima aprobación tendremos la responsabilidad de asumir todas y cada una de las policías de los 125 municipios.
Creemos que debe de haber una parte importante con la que los alcaldes puedan manejar la proximidad, la prevención que habrá de hacerse en las mismas colonias y barrios.
Entonces, eso va a obligar a tener que redimensionar y reorientar la capacitación que le estamos dando a todas nuestras policías, para que desde el elemento aprehensor que esté  en la colonia, en el barrio, en la comunidad, en la delegación, en la calle, se pueda integrar una buena averiguación que después se pueda consignar con los jueces.
Aquí la responsabilidad es de todos, no podemos seguirnos señalando que si es el Ministerio Público, que si fue el juez o si fue el policía o el elemento aprehensor. Hoy nos obliga a todos a estar unidos y cada vez tener una mayor y mejor coordinación para reconocer los criterios del juzgador, del magistrado, del juez  en las distintas materias, para entonces capacitar en funciones de esos criterios, de esas necesidades, en estructura lógica, jurídica, para que a ustedes se les pueda facilitar su trabajo y que los delincuentes no  tengan  la más mínima posibilidad de que en la sentencia  se les otorgue la libertad después de haberlos detenido con  drogas, armamento, dinero, vehículos robados y que de repente encuentren esos resquicios o esas lagunas jurídicas y no se les otorgue la libertad tan fácil, y eso viene entonces a mermar la confianza del policía que hizo un buen operativo.
Entonces, tenemos todos que trabajar unidos. Hemos trabajado mucho en la depuración de los ministerios públicos, en la Fiscalía; en más de 70 ministerios públicos, por falta de confianza, por errores, omisiones o faltas graves, están fuera de su puesto laboral.
Pero ahí es donde necesitamos la honestidad de buenos hombres, de buenas mujeres, que tengan el firme compromiso y la convicción de  ser justos. Por eso es que el día de hoy, ante esta rendición de cuentas del magistrado, quiero reconocer la labor que realizan a diario todos y todas ustedes, desde el actuario, desde  el notificador y todos esos trabajadores que son los que a diario cargan gran parte del proceso. Nuestro reconocimiento-
Confiamos entonces en que una sociedad educada tendrá mayores oportunidades de avanzar hacia la prosperidad de los individuos, también será más respetuosa de los derechos de los demás, más participativa y consciente de sus obligaciones y la importancia de ejercerlas.
Por eso seguiremos implementando los esquemas de oralidad. Estamos convencidos  de que en este tránsito muy pronto, el siguiente año, ya tenemos las salas mercantiles, esperemos muy pronto tener los jueces y la asignación del presupuesto para los jueces también y para los funcionarios que sean necesarios.
Tenemos que ir avanzando año con año. Habremos de hacer juntos una gestión ante el Gobierno Federal para poder obtener los recursos que sean necesarios para la implementación de este nuevo sistema en materia de oralidad.
Repito, es una labor titánica que nos obliga a todos unidos presentar propuestas y mejorar la gestión ante la federación, porque por el momento no habrá recursos que nos alcancen para seguir implementando este sistema y soportar la transición del mismo y en eso pues seguimos invitando a que juntos trabajemos, a que sigamos siendo solidarios por el bien y por la justicia que se merecen, que exigen todos los jaliscienses.
Felicidades, muchas gracias.