Silueta
Nacimiento y defunción: 
1862 - 1949
Género: 
Hombre
Actividad: 
Medicina

 Pionero de la medicina preventiva en Jalisco y protector de los niños indigentes, Joaquín Baeza Alzaga, nació el 10 de marzo de 1862 en Guadalajara, Jalisco. Sus padre fueron Joaquín Baeza y Ramona Alzaga. Antes de cumplir los tres años de edad murió su padre. Al cuidado de su madre realizó sus estudios, ingresó a la Escuela de Medicina de Guadalajara y se tituló como médico, el 23 de agosto de 1893. Recién graduado, la Compañía Industrial de Guadalajara lo contrató, por lo que atendía semanalmente a los enfermos de las fábricas de La Escoba, Río Blanco, Atemajac y La Experiencia.

El 2 de mayo de 1894 contrajo matrimonio con Dolores Ochoa, originaria de Tequila, Jalisco. Su trabajo como médico muy pronto lo llevó al campo de la medicina en el que haría un gran servicio en beneficio de los niños tapatíos, pues en 1897, fue contratado por el ayuntamiento de la ciudad para encargarse de uno de los cuatro puestos de "médico vacunador" que había en ese tiempo en Guadalajara. Como parte de ese trabajo aplicaba diariamente la vacuna contra la viruela, excepción hecha de los domingos, el servicio se daba a expensas del Ayuntamiento y era enteramente gratuito. (Lilia Oliver)

El 29 de febrero de 1905 se conmemoró en Guadalajara el centenario de la introducción de la vacuna a esta ciudad, con ese motivo el doctor Baeza dictó una brillante conferencia en la Biblioteca Pública, en la que lamentaba el uso de la vacuna humanizada, o "de brazo a brazo" que se usaba en ese tiempo en Guadalajara. Interesado por los avances en esta materia, en 1907 dos años después de su conferencia, el visionario Joaquín Baeza, tuvo el mérito de rescatar la producción de linfa vacuna animal, que años antes había introducido el doctor Martín Polanco. Baeza Alzaga la empezó a producir entonces en su propio laboratorio (Lilia Oliver).

Su naturaleza benefactora lo llevó a fundar "La Piedad", un proyecto que se constituyó en la primera tentativa de protección a la infancia, similar a lo que años después sería el Instituto Nacional de Protección a la Infancia (INPI).

No conforme con su anterior Institución fundó en 1909 con sus propios recursos el primer dispensario para niños pobres que hubo en México y que todavía existía unos años antes de su muerte. Este dispensario se llamaba "La Gota de Leche", su lema era "La prosperidad de los pueblos se prepara en la cuna de los niños", atendían a pequeños de familias de escasos recursos, donde se les proporcionaba atención médica, medicinas y leche esterilizada. Una de las metas de Baeza Alzaga se vió coronada en septiembre de 1921, cuando durante el gobierno de Basilio Vadillo y a instancia de aquel, se inauguró el Instituto Vacunógeno de Jalisco.

Desempeñó cargos como presidente de la Cruz Blanca Neutral del Hospital Militar. A la derrota de los federales el Hospital queda sin recursos y el doctor asume la dirección de cirugía. Fue regidor del Ayuntamiento de Guadalajara y durante muchos años fue director del Hospital de la Trinidad, en donde instaló una clínica especial para la atención de los niños. En 1940, y en unión de varios médicos, fundó la Sociedad Jalisciense de Pediatría, de la que fue primer presidente. En el periodismo, fue redactor del Diario de Jalisco y editó en 1905 el Boletín de higiene y de policía sanitaria, así como la Revista de Guadalajara, de 1918 a 1921. En 1940 editó la Revista de Higiene y Salubridad.

Joaquín Baeza murió el 18 de septiembre de 1949 en Chapala, Jalisco. Logró a través de la medicina, canalizar todo su ingenio y su vocación de servicio, dejando un legado invaluable y la dedicación de su vida a la protección de la infancia.

Fuentes: 
Agraz García de Alba. Bibliografía de los Escritores de Jalisco, México: Universidad Nacional Autónoma de México, T.11, 1980, pp 9-10. Oliver, Lilia V. "Algo más sobre la viruela en Jalisco" en Revista de la Universidad de Guadalajara. Vol. 111, Núm. 23, pp. 53-59.