Silueta
Nacimiento y defunción: 
(1889- ?)
Género: 
Hombre
Actividad: 
Charrería

Se le considera como uno de los primeros charros profesionales de México y pionero en el arte de la charrería en Jalisco. Miguel Aceves Galindo nació en 1889 en uno de los poblados de las faldas de Cerro Gordo, ubicado en la región de los Altos de Jalisco.1 Pasó su niñez en la Hacienda del Tarengo propiedad de don Enrique Aceves, con quién le unía un gran lazo de afecto. Enrique Aceves lo trató como un hijo, dándole su apellido, del cual Miguel se sentía orgulloso.
 
Desde joven se distinguió por ser un auténtico "hombre de  campo", dedicado a la siembra y a la crianza de ganado vacuno y caballar; además de ser un diestro manejador de la soga, siempre vestido de charro y calzando la bota "federica"2. Una vez pasados los aciagos años de la Revolución Mexicana, la gente de campo y los hacendados se reunían como en otras épocas para divertirse, haciendo actividades propias de su trabajo diario, como lazar o cabalgar, de esa manera los orígenes de la charrería, no fueron otra cosa que un reflejo de las labores del campo, es decir, una manera de divertirse haciendo lo que sabían. En el marco de esas tradiciones que se remontan a la época colonial, el joven Miguel era maestro con los piales, en opinión de don Pablo Barba y Barba, Miguel era uno de los mejores, floreando y manganeando a pie y a caballo no había otro igual que él.
 
Por el año de 1921 se encerraban yeguas y se hacían competencias de pialaderos, en la hacienda de Santa Lucía, ubicada en Zapopan, Jalisco. En esas competencias, Miguel se distinguía por su calidad, por la distancia que guardaba con relación a los demás competidores y por la seguridad en las suertes charras, destacaba por ser siempre el mejor y el ganador en esas competencias. Muchos jóvenes aprendían sólo de verlo.
 
Desde el año de 1920 Miguel Aceves Galindo junto con Andrés Z. Barba y varios amigos con los mismos intereses por la charrería, como Enrique Martín del Campo, Lorenzo F. García, Jesús Rosas y Eliseo Rosas, iniciaron un grupo denominado Charros de Jalisco, es aquí donde por primera vez Miguel se inicia en la enseñanza de la charrería, tenía grupos de muchachos ávidos de aprender.
 
Su tarea como instructor dejó muchas enseñanzas y recuerdos, uno de sus principales alumnos fue Juventino Aceves Barba, que se distinguiría después por alcanzar diversos premios en las suertes de la charrería. Otro de sus mejores discípulos fue José de la Torre "el coyote" de la Hacienda de Potrerillos de Jocotepec, Jalisco, charro profesional, que viajó a España logrando con el arte de la charrería un gran éxito.
 
En 1939 se legaliza el grupo de charros y se denominan Asociación de Charros de Jalisco A.C., naciendo esta asociación en los terrenos donados por el Gobernador Don Silvano Barba González, terrenos donde se construyó el Lienzo Charro, que por iniciativa del propio Andrés Z. Barba lleva el nombre de este gran impulsor y promotor de la charrería "Lienzo Charro Miguel Aceves Galindo".
 
Durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas, Miguel Aceves, se fue a radicar a la ciudad de México, para formar parte del "cuerpo de rurales" que encabezaba Don Filemón Lepe. Sobre la vida privada de Miguel Aceves, se sabe muy poco, solamente que se casó y tuvo dos hijos: una niña y un pequeño llamado Miguel. Lo que sí sabemos sobre su vida, es la pasión y el amor de este "hombre de a caballo" por la vida del campo y por la charrería. Miguel Aceves Galindo, enriqueció con su trabajo uno de los símbolo de México: la charrería.

Fuentes: 
Información proporcionada por don Pablo Barba y Barba. 1 El dato de su nacimiento no se tiene, se considera que fue en 1889, por ser contemporáneo de Don Andrés Z. Barba. 2 Bota larga hasta la rodilla, pegada a la pierna de cuero duro.