Fotografía de Francisco Javier Sauza Mora
Nacimiento y defunción: 
1873 - 1903
Género: 
Hombre
Actividad: 
Promoción Cultural

El prestigio internacional del tequila se debe a Francisco Javier Sauza Mora, empresario jalisciense que nació el 8 de diciembre de 1903 en Tecolotlán, Jalisco. Fue miembro de una familia con arraigo tequilero; en 1873, su abuelo inició la tradición con la compra de la destilería La Antinua Cruz, que posteriormente se llamó La Perseverancia y finalmente Eladio Sauza, padre de Francisco, la bautizó con el nombre de Tequila Sauza.

Después de desplazarse por diversos poblados del Estado de Jalisco, la familia Sauza Mora se estableció finalmente en Guadalajara. En esta ciudad Francisco Javier asistió a la escuela del Padre Figueroa donde tuvo como compañeros a Agustín Yáñez, Francisco Medina Ascencio, Carlos P. de Alba y Wenseslao Orozco. En la escuela St. Mary's School de Ohio, Estados Unidos estudió el bachillerato y recibió instrucción sobre administración de empresas y contabilidad.

Realizó diversos trabajos en la Ciudad de México y Guadalajara antes de hacerse cargo de la empresa familiar. Una vez al frente de Tequila Sauza modernizó la planta e hizo más eficiente la producción. Inyectó a la empresa su filosofía de "productividad, organización y eficiencia en el trabajo". Su amable relación con los obreros logró fomentar entre ellos un ambiente de cordialidad, respeto y honestidad. Siempre se mantuvo al corriente de todos los ámbitos de la producción. Dedicaba tiempo para visitar su planta, revisaba los campos, el aseo y el buen estado de las máquinas.

Lanzó una fuerte campaña publicitaria en la que ligaba al tequila con el folklore mexicano en 1952, primero por radio y luego por televisión. El programa Noches Tapatías promovió el consumo del tequila como parte de una cultura popular que hacía a los mexicanos sentirse orgullosos de la bebida jalisciense. Bajo ese constante interés por promover el tequila, en 1961 viajó por España, Francia, Inglaterra, Italia, Bélgica y Alemania. Años después logró que el producto de Tequila Sauza llegara a la mesa de los reyes de España. Pidió la denominación de origen para la bebida cuando se enteró que en Japón se producía una imitación que se comercializaba con el nombre de Morosof.

Gracias a Don Francisco Javier Sauza el tequila pudo rebasar los espacios tradicionales del campo mexicano y su consumo se extendió a las mesas de todos los niveles económicos. La producción de la bebida dejó de ser tradicional; actualmente su producción goza de un moderno complejo tecnológico e industrial en todo el Estado de Jalisco.

Se recuerda a este empresario como un excelente conversador, una persona que se llenó de amor hacia su familia y se preocupó por apoyar a los grupos menos favorecidos en Tecolotlán, Tequila y poblaciones cercanas. Construyó primarias y secundarias técnicas en la región tequilera, dio becas a jóvenes para que continuaran estudiando y apoyó a la Cruz Roja de Jalisco. Francisco Javier Sauza Mora murió la noche del 20 de mayo de 1990 en Guadalajara.

Fuentes: 
Castellanos Pinzón, María de la O y Arturo Curiel (Coordinadores) Jalisco en el siglo XX, Perfiles, Guadalajara: Universidad de Guadalajara, Consejo Consultivo de Cátedras Empresariales, ACUDE, Gobierno del Estado de Jalisco, 1999.