Fotografía de Higinio Ruvalcaba Romero
Nacimiento y defunción: 
1905 - 1976
Género: 
Hombre
Actividad: 
Música

Higinio Ruvalcaba nació en Yahualica, Jalisco, el 11 de enero de 1905. Hijo de un miembro de la banda de música de su pueblo, comenzó a pulsar el violín cuando tenía cuatro años de edad. A los cinco años mostró sus posibilidades de musicalidad e intuición, debutando a esta temprana edad en el Teatro Degollado de Guadalajara.

El maestro Félix Paredo no dudó en recibirlo bajo su cuidado y tutela a pesar de su corta edad. A los diez años dio su primer recital como solista mostrándose como todo un músico experimentado. En Jalisco no existía maestro que le pudiera enseñar más, su destino lo perfilaba hacia la capital. En el año de 1922 el joven Ruvalcaba se trasladó a la Ciudad de México e ingresó al Conservatorio Nacional de Música. Estudió de 1922 a 1925 con el violinista español Mario Mateo. En 1928 ya formaba parte de la Orquesta Sinfónica Nacional. En el año de 1931 obtuvo el primer premio y fue seleccionado como el solista del Concierto de Weinawsky, con la dicha Orquesta. En 1935, fue nombrado violín concertino de la Sinfónica Nacional, en donde trabajó hasta 1940. Figuró por igual en la Filarmónica de la Ciudad de México, bajo la dirección del Maestro Eric Kleiber.

Sorprendidos por su talento y capacidad, los integrantes del Cuarteto Lenner, de visita en México, le ofrecierón el puesto de violín primero, a la muerte de Jano Lenner acaecida en 1959. El Cuarteto de Lenner, de fama y prestigio internacional, quedó muchos años conformado por violín primero, Higinio Ruvalcaba, violín segundo, José Smilovitz; viola, Herbert Froelich, y cello, Irme Hartmann.

La mujer que logró llamar su atención fue la pianista Carmen Castillo Bentauncourt, con quien se casó y formó un dúo de violín y piano.

Higinio Ruvalcaba fue un compositor destacado, dejando numerosas obras compuestas por él: 22 cuartetos para cuerda, 1 quinteto, 3 miniaturas para cuarteto, 4 conciertos para violín y orquesta, tríos para cuerdas. Realizó las transcripciones para violín y piano de los 24 caprichos de Paganini, originalmente escritas para violín, así como composiciones de canciones populares de corte romántico como: Chapultepec, Juventud, Mi primer amor, Felicidad, Carmen, Martha, Josefina, Ceci y Rebeca, entre otras.

El día de su muerte, ocurrida el 15 de enero de 1976 en el Distrito Federal, se le rindió un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, recordándolo como aquel violinista que sobresaltaba a los directores extranjeros con sus agudezas de gran genio del violín.

Fuentes: 
García León, Amelia, Vida musical en Guadalajara: Secretaria de Cultura, 1996, p. 134. Álvarez, José Rogelio (director), Enciclopedia de México, México; Enciclopedia de México, S.A., 1978, T 12, 1993. Diccionario Porrúa de historia, biografía y geografía de México. México: Editorial Porrúa, 1995, t. 4, p. 3042.