Silueta
Nacimiento y defunción: 
(1830 - 1912)
Género: 
Hombre
Actividad: 
Artesanía

Pantaleón Panduro inicia en Tlaquepaque una dinastía de artistas alfareros que trabajan multitud de figuras y en las cuales imprimen un sello humano que otorga individualidad a cada trabajo. Panduro es un apellido respetable, famoso, histórico.

Las obras de Pantaleón se encuentran diseminadas, incluso en ciudades de Europa y de Estados Unidos. No hay acuerdo en la fecha de nacimiento de este personaje, Ramón Mata menciona que nació en 1830, otras fuentes dicen que nació en el año de 1847.

Tampoco se sabe con precisión en qué momento Don Pantaleón y quizá sus padres y hermanos empiezan a destacar en este sublime arte. Se conocen referencias de diversos extranjeros que visitan Guadalajara en la segunda mitad del siglo XIX, y quedan admirados con la cerámica y las estatuillas de barro de todo tipo, de las que ningún otro estado de la República "puede presumir igual".

En 1886 se efectúa una exposición universal en Nueva Orleans, Estados Unidos, donde se otorga el primer lugar en "objetos de barro" y "figuras y bustos de barro" al expositor: Gobierno del Estado de Jalisco. Los expertos consideran que dichas figuran pudieron ser obras de Pantaleón Panduro.

Otra pista para poder deducir que Pantaleón empieza a destacar por ese tiempo en el arte escultórico en barro es una noticia que aparece en el Diario de Jalisco, de 1888, donde se afirma que esta de visita en Guadalajara el periodista norteamericano E.H. Talbott y el escultor y retratista de San Pedro esta ya haciendo un busto de él.
 
Otra referencia más sobre las estatuillas de Tlaquepaque aparece en la obra de Eduardo Gibbon: Guadalajara, vagancias y recuerdos, sobre lo que meciona: "estos alfareros son artistas y nos producen las más bellas obras con la simple arcilla plástica, con la misma facilidad y destreza con la que Miguel Ángel produjo su estatua de nieve ante la atónita mirada de Pietro de Médici". De estos alfareros Don Pantaleón Panduro era el más sobresaliente de sus manos salieron retratos de gobernantes, escenas y personajes de la vida real, como duelo a caballo, titiriteros, cirqueros, policías, aguadores, tahúres, toreros, tortilleras, músicos, barrenderos, borrachitos. Este maravilloso arte lo continuaron a principios del siglo XX en San Pedro, los descendientes de Pantaleón Panduro, como Honorato Panduro y familia.

Fuentes: 
Mata Torres, Ramón. Personajes Ilustres de Jalisco. Guadalajara: Ayuntamiento de Guadalajara, 1978, p. 303. El Occidental. Suplemento especial, Guadalajara, Jalisco, Agosto 5 de 1999.