Fotografía de Aurelio Ortega
Nacimiento y defunción: 
(1848-1935)
Género: 
Hombre
Actividad: 
Educación

Meritoria y ejemplar fue la obra docente del maestro Aurelio Ortega, pues sirvió al estado de Jalisco con toda dedicación durante 67 años, caso único quizás en los anales de la educación jalisciense. Nació en Guadalajara, Jalisco, el día del aniversario de la fundación de dicha ciudad, 14 de febrero del 1848. Sus padres fueron don Juliano Ortega de Algarín y doña Teodora Urenda.
 
El joven Aurelio fue un autodidacta excepcional. Formalizó sus estudios en el Liceo de Varones de Guadalajara donde realizó su examen profesional el cual fue aprobado por la Junta Directiva del Liceo y se le expidió el título de preceptor de 1er. Orden en 1867.
Se le designo Director de la Escuela Municipal No. 8 para niños, iniciando así su profesión por verdadera vocación. Para documentarse compraba los mejores libros de pedagogía, lo que le valió ser tomado en cuenta en las discusiones sobre problemas educativos.
 
En 1868 colaboró con el Club Popular de Artesanos y atendió la escuela que esa agrupación sostuvo por varios años. De 1877 a 1887 fue uno de los organizadores de Sociedad de clases productoras, que impartió enseñanza primaria a los obreros en escuelas nocturnas gratuitas.
 
Como maestro distinguido, Aurelio Ortega formó parte del grupo de maestros que fueron enviados a finales del siglo XIX por el gobierno del estado a la Escuela Normal Veracruzana con sede en Jalapa a estudiar el método educativo analítico sintético para la enseñanza de la lectura y la escritura, que había implantado el pedagogo suizo Enrique C. Rébsamen. Aurelio Ortega participó en la modernización tanto de los métodos docentes como del sistema educativo en general en Jalisco donde pronto se adoptó el nuevo método para la enseñanza de la lectura y escritura, con muy buenos resultados.
 
En 1910 el gobernador del estado, Miguel Ahumada y el Secretario de Gobierno, Juan N. Lomeli, entregaron al maestro Ortega un Diploma de Honor y una Medalla de Oro, en reconocimiento a sus 30 años de servicios ininterrumpidos.
 
En 1911 fue director de la Escuela Normal de Profesores, y tres años más tarde Secretario de Educación Pública así como maestro de la clase de metodología de la Escuela Normal. Se jubiló en 1924, no obstante continuó prestando sus servicios como director de un Centro Nocturno para Obreros. También prestó sus servicios en la Penitenciaría del Estado de 1926 a 1929.
 
Como reconocimiento a su trabajo en una ceremonia realizada en el Teatro Degollado, se le entregó un pergamino firmado por todos los que habían sido sus alumnos, entre los cuales figuran: Jesús González, Agustín Rocha, Genaro Rodríguez, Crescencio Laguna, Agapito Chávez, José María Flores y Ramón Velarde, entre otros. Durante más de 62 años asistió a impartir clases, actividad que era y formaba parte de su vida. Sólo guardó cama una semana antes de su muerte acaecida en 21 de julio de 1935 en Guadalajara, Jalisco.

Fuentes: 
Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México, México: Porrua, 1958, T. 3. p. 2568. Mata torres, Ramón. Personajes Ilustres de Jalisco. Guadalajara: Ayuntamiento de Guadalajara, 1978, p. 277.