Silueta
Nacimiento y defunción: 
1915-1976
Género: 
Hombre
Actividad: 
Empresa

El 10 de agosto de 1915 en San Gabriel, Jalisco nació un innovador empresario; Salvador López Chávez, hijo único de Aurelio López Núñez y Teresa Chávez. Su contacto con la industria comenzó desde que era niño cuando sus padres decidieron trasladarse a Guadalajara y fundaron para su subsistencia un taller de reparación y fabricación de calzado.

 Siempre inquieto, Salvador se trasladó en su adolescencia a la ciudad de México para trabajar como obrero en la Fundición Nacional de Artillería. Ahí comenzó a revelarse su interés en el manejo de la maquinaria. Posteriormente viajó en tren a Texas, donde trabajó en los campos algodoneros.

 En 1939 regresó a Guadalajara y se incorporó al negocio familiar La industria nacional, era un taller con seis obreros que producía cinco pares de zapatos diario. El dinero ahorrado de su trabajo en Estados Unidos lo invirtió en la compra de máquinas, así el taller se fue transformando en una pequeña fábrica y en 1940 se inauguró la empresa Calzado Canadá. Al principio la industria contaba con doce empleados y se dedicaba a la producción de calzado masculino. Para evitar el rechazo hacia los productos nacionales utilizó la marca Canada Shoes.

 El interés de Salvador López Chávez por las innovaciones tecnológicas logró que en la década de los cincuenta, la fábrica fuera la primera en utilizar equipo de cómputo. Además siempre interesado por estar a la vanguardia, logró adaptar el sistema de banda que utilizaba la industria Ford, aumentando así la productividad de la empresa.

 Calzado Canadá se consolidó como el consorcio zapatero más grande de América Latina gracias a que, desde su inicio, Salvador López Chávez se hizo cargo de la comercialización del producto y se propuso incluir en la industria todas las actividades complementarias como huleras, maquinarias, pegamentos, publicidad, muebles, ropa para los empleados, pieles, imprenta y otras.

 Tenía un afán constante por conocer, era lector asiduo de Mecánica Popular y cuando tenía una duda no vacilaba en investigar. Además le encantaba adquirir cosas nuevas, sobre todo relojes y autos. Estos últimos fueron su gran afición, compraba hasta los que estaban en mal estado, él los reparaba y modificaba. También era un gran corredor y utilizaba los autos para hacer publicidad a la empresa.

 A causa de una caída, se lesionó la columna vertebral y el fémur. Tuvo que internarse en un hospital de la ciudad de México y pronto se apropió de todo el piso para instalar oficinas y mantenerse activo. En ese tiempo fungía como Presidente Nacional de Cruz Roja Mexicana y a pesar de su padecimiento se reportaba ante el personal de esa institución. Se mantuvo tan dinámico que cuando se enteró de una tromba que cayó sobre Pachuca acudió para ayudar en los rescates.

 En 1974 se mudó al Jardín Industrial Canadá, que él mismo había inaugurado en 1972, junto al presidente de Chile Salvador Allende y al ejecutivo nacional Luis Echeverría. Ahí construyó una clínica para su rehabilitación y era frecuente verlo pasar en su silla de ruedas por las líneas de producción de la fábrica Calzado Canadá. El 21 de julio de 1976 murió como consecuencia de un paro cardiaco.

 Con una personalidad impactante, Salvador López Chávez fue un hombre emprendedor y laborioso. Entre sus actividades podemos recordar sus funciones como Presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara, de la Confederación Mexicana de Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia y Presidente Nacional de la Cruz Roja Mexicana.

Fuentes: 
Castellanos Pinzón, María de la O y Arturo Curiel (Coordinadores) Jalisco en el siglo XX, Perfiles, Guadalajara: Universidad de Guadalajara, Consejo Consultivo de Cátedras Empresariales, ACUDE, Gobierno del Estado de Jalisco, 1999. Muriá, José María. (Director) Historia de Jalisco, Guadalajara: UNED, 1982. Vol. IV