¿QUÉ ES LA INFLUENZA?

 

 

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa que en ocasiones se confunde con el resfriado común; suele ser provocada por los virus de la influenza A, B y C, los cuales se caracterizan por ser de gran versatilidad y adaptabilidad.

Esta enfermedad afecta principalmente la nariz, la garganta, los bronquios y ocasionalmente los pulmones.

El virus se suele propagar fácilmente de una persona a otra a través de la tos, los estornudos, pero también con el contacto de manos y rostros.

La influenza se suele propagar rápidamente en forma de epidemia estacional.

¿CÓMO SE TRANSMITE?

El virus puede entrar por la boca, la nariz o los ojos, y el contagio se facilita por el contacto directo entre las personas:

  • Al toser o estornudar.
  • Mediante el saludo de mano.
  • Mediante el beso.
  • Con el contacto de superficies u objetos que estén contaminadas.

A todos nos puede dar influenza, pero en algunos casos se puede complicar, por lo que se recomienda tener cuidados especiales con:

  • Mujeres embarazadas.
  • Enfermos del corazón.
  • Personas con diabetes, asma y enfermedades del pulmón.
  • Personas con obesidad mórbida.
  • Personas con defensas muy bajas en el cuerpo (por ejemplo, personas que viven con VIH).
  • Personas con parálisis cerebral.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Los primeros síntomas aparecen después de 2 días después de que ingresa el virus a la persona.

Inicio súbito con: 

  • Fiebre mayor a los 38ºC.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor muscular y de articulaciones.
  • Debilidad.
  • Tos.
  • Escurrimiento nasal.
  • Ojos irritados.
  • Dolor de garganta.
  • En algunos casos se puede presentar diarrea.

En casos graves, estar atento a:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de pecho.
  • Flemas con sangre.
  • Somnolencia.

Si presentas uno o más de esto síntomas, acude al Centro de Salud más cercano y no te automediques.

REFUÉRZATE CON LA VACUNA

La vacuna es gratuita y es la forma más eficaz para prevenir el contagio de la influenza. Búscala en tu Centro de Salud o en tu unidad médica más cercana.

¿QUIÉNES DEBEN VACUNARSE?

Todas las personas debemos vacunarnos. Sin embargo, se da prioridad a las poblaciones más vulnerables:

  • Niñas y niños de 6 meses a 5 año.
  • Personas mayores de 60 años.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas con obesidad, diabetes, enfermedad pulmonar crónica, enfermedades del corazón, personas con VIH o cáncer.
  • Personal que trabaja en el sector salud. 

MEDIDAS PREVENTIVAS 

Además de la vacuna, puede seguir estas medidas preventivas para reducir el riesgo de contagiarte de influenza o de contraer alguna enfermedad respiratoria aguda.

 

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o usar alcohol en gel.
  • Toser o estornudar usando un pañuelo desechable, tirándolo a la basura inmediatamente y lavarse las manos.
  • No escupir en el suelo.
  • Tapar la boca al salir después de permanecer mucho tiempo en un lugar caliente.
  • Evitar corrientes de aire frío.
  • Tomar abundantes líquidos.
  • Reforzar las defensas consumiendo alimentos y complementos ricos en vitaminas A y C (frutas y verduras).
  • Abrigar a niños y personas mayores con ropa gruesa, preferentemente de algodón. Evitar las prendas ajustadas o de tela sintética.
  • Lavar la ropa frecuentemente con agua y jabón, especialmente de personas que presentan alguno de los síntomas.
  • Mantener limpia y ventilada casas, oficinas y centros de reunión.
  • Limpiar superficies y objetos de uso común.
  • Evitar el cigarro.
  • Evita a lugares concurridos si comienzas a presentar alguno de los síntomas. Es mejor quedarse en casa.

EN CASO DE CONTAGIO

Lo más importante es acudir de inmediato al médico, principalmente en las primeras 48 horas después de presentar alguno de los síntomas. De esta forma, se evita que se agrave el padecimiento.

 

Dudas frecuentes 

¿Hay tipos de influenza y cuales son?

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa que en ocasiones se confunde con el resfriado común; suele ser provocada por los virus de la influenza A, B y C, los cuales se caracterizan por ser de gran versatilidad y adaptabilidad.

Esta enfermedad afecta principalmente la nariz, la garganta, los bronquios y ocasionalmente los pulmones.

El virus se suele propagar fácilmente de una persona a otra a través de la tos, los estornudos, pero también con el contacto de manos y rostros.

La influenza se suele propagar rápidamente en forma de epidemia estacional.

¿Cómo puedo evitar contagiarme?

Con la vacuna, la cual se debe aplicar cada año en la temporada de invierno debido que el virus está en constante evolución. También se deben implementar medidas preventivas sencillas y de alto impacto como el lavado de manos.

¿Cómo detectar padecimientos de influenza?

La influenza se caracteriza por los siguientes síntomas: fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores musculares o corporales, dolor de cabeza, fatiga y algunas personas pueden llegar a presentar vómito y diarrea. Si se presenta alguno o varios de estos síntomas, es indispensable que se acuda con un médico para ser diagnosticado y no automedicarse.

¿Quiénes deben vacunarse de forma prioritaria?

Niñas y niños de 6 meses a 5 años, personas mayores de 60 años, mujeres embarazadas en cualquier trimestre del embarazo, personas de cualquier edad con obesidad, diabetes, enfermedad pulmonar crónica, enfermedades del corazón, personas con VIH o cáncer, en especial a los adultos jóvenes; y personal de salud. 

¿Por qué si me vacuno puedo presentar síntomas de gripe o temperatura?

La mayoría de las ocasiones es porque la persona que se vacuna ya tenía una enfermedad prevalente. En algunas ocasiones la vacuna contra la influenza puede generar reacciones secundarias como enrojecimiento del área, sensibilidad o inflamación en donde se suministró la inyección, febrícula, dolor de cabeza y dolores musculares. No obstante, es completamente un mito que la vacuna cause enfermedad, es la manera más segura y efectiva de protegerse contra la influenza.

¿Si ya me dio influenza qué tengo que hacer?

Acudir a cualquier Centro de Salud o unidad médica de inmediato para recibir atención. Si ya te encuentras en tratamiento, es muy importante seguir las indicaciones de tu médico, permanecer en casa y no acudir a lugares de concentración masiva para evitar más contagios.

¿Qué medicamento puedo tomar si presento los síntomas?

El tratamiento para la influenza debe ser prescrito por un médico. Debe evitarse la automedicación.

¿Dónde puedo ir a vacunarme? 

En cualquier Centro de Salud o en tu unidad de derechohabiencia o afiliación más cercana.

¿La vacuna es gratuita?

En el sector público es completamente gratuita. 

¿Se puede comprar la vacuna contra la influenza en el sector privado?

Sí.

¿Cuánto dura el cuadro de influenza?

Una persona con influenza es contagiosa (en condiciones de infectar a otros) a partir del día anterior a que se presenten los síntomas. Los adultos siguen siendo contagiosos hasta siete días después de haberse enfermado, y los niños pueden seguir siendo contagiosos durante un período aún más largo. Esto significa que se puede contagiar la influenza a otra persona antes de que uno se dé cuenta de que está enfermo, y también durante la enfermedad.

¿La influenza puede ser mortal?

Sí. Las personas con mayor riesgo de complicación son niños y adultos mayores de 60 años, mujeres embarazadas, personas con alguna enfermedad crónico degenerativa o personas inmunodeprimidas. 

¿Si ya me vacuné el año pasado debo hacerlo otra vez?

El virus de la influenza muta constantemente, por ello es importante vacunarse cada entre octubre y noviembre de cada año.