La reforestación: una alternativa para la recuperación del Bosque La Primavera

 

 

¿Qué es una reforestación?

  • Es una forma de apoyar al proceso de regeneración natural del bosque. 
  • Es una acción de manejo en el proceso de restauración ecológica, como parte de otras alternativas para la conservación, recuperación y restauración del bosque.

¿Cómo se realiza de manera adecuada?
La reforestación se efectúa en las zonas de recuperación afectadas por incendios forestales, y se llevan a cabo después de concluir con las obras de restauración y conservación de suelos.

Para una reforestación adecuada, es necesario hacer un estudio previo del sitio, en el que se analizan la distribución y densidad entre las especies para incluir flora nativa, esto significa plantar las mismas especies de herbáceas y arbóreas para no alterar el ecosistema natural.

Antes de reforestar una zona, ¿qué necesito saber?

  • Solicitar apoyo de brigadas forestales para garantizar la correcta plantación y asegurar una buena sobrevivencia.
  • Confirmar las condiciones adecuadas del suelo para que soporte la cubierta vegetal.
  • Asegurar que la reforestación se lleva a cabo con las técnicas adecuadas para el área a reforestar. 

Si el suelo se encuentra en el proceso correcto para reforestar, ¿que necesitamos para llevar a cabo esta acción?

  • Cavar una cepa (hoyo) de 40 cm x 40 cm en función de la planta para conservar la humedad.
  • Compactar la tierra para evitar burbujas de aire que puedan secar el árbol.
  • Monitorear constantemente por parte del personal especializado para asegurar un crecimiento adecuado de la planta.  

¿Por qué no podemos reforestar inmediatamente después de un incendio?

Porque la tierra debe pasar por un proceso de recuperación de sus capacidades físicas, químicas y biológicas para soportar la vegetación, que comúnmente ocurre por sí solo durante la temporada de lluvias. Consulta más información aquí.

 

¿En qué favorece reforestar?

  • Protege el suelo de la erosión provocada por el viento o la lluvia.
  • Favorece la infiltración de agua y la recarga de acuíferos. 
  • Los árboles ayudan a proteger la riqueza y diversidad de las formas de vida.
  • Ayuda a regenerar aquellos espacios en donde no hay recuperación natural.
  • Refresca el ambiente y contribuye a la limpieza del aire.

Conoce qué hemos hecho para la conservación de los suelos.