Jalisco se defiende. El combate al fuego inicia con la prevención

 

 

Jalisco cuenta con la primera brigada de mujeres combatientes

 

Cada año, con la llegada de la primavera, observamos el colorido de las flores y la abundancia de frutos; sin embargo, esta estación no solamente trae noticias buenas para la naturaleza, también llega la etapa más crítica de los incendios; el estiaje. Con altas temperaturas y sequía se incrementan los riesgos de incendios en ecosistemas naturales como bosques, selvas, matorrales y pastizales, los cuales cubren gran parte de nuestro territorio y son vitales para la conservación de la biodiversidad, garantizar servicios ambientales y combatir el cambio climático.

 

56 por ciento de nuestro estado es forestal (bosques, selvas, manglar, matorral), por lo cual tenemos una gran vulnerabilidad ante incendios, por esta razón la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, inicia con la ubicación de las zonas de riesgo apenas caen las primeras hojas otoñales. Una vez que se detectan las zonas de riesgo, las brigadas de Semadet y otras dependencias entran en acción a partir de noviembre, con la quema de líneas negras (quema de hojarasca y arbustos secos), y mantenimiento y conservación de brechas cortafuego (sobre la tierra se trazan caminos que ayudarán a mitigar la expansión del fuego y  combatir más rápido un incendio forestal).

 

Héctor Trejo pertenece al grupo de operaciones aéreas de la Coordinación de Manejo del Fuego, que entra en acción hasta que surge un siniestro de grandes dimensiones que requieren el uso de helicópteros, también ha sido parte de las labores preventivas que se han realizado desde la segunda quincena de enero, en espacios como la Brecha La Hiedra, ubicada en el Bosque La Primavera, donde se intervinieron alrededor de 2 hectáreas, con el apoyo de las brigadas de Conafor.

 

"El objetivo es reducir el combustible y no afectar tanta vegetación y poder trabajar en un espacio seguro, en caso de que se presente un incendio. Lo que no queremos es que si tenemos un incendio, se ocasione un problema al tratar de evacuar personas", explicó el brigadista.

 

Pero más importante aún que la heroica labor de los brigadistas, es la responsabilidad de la población. Hasta junio de 2020, con la conclusión del estiaje, se registraron 630 incendios en 76 municipios, con una superficie afectada de 29,677 hectáreas. Si bien el número se redujo (en 2019 fueron 68 mil 800), en gran medida porque se incrementó el estado de fuerza con 350 combatientes más, y el presupuesto pasó de 86 millones de pesos a 103 millones, nuestro estado continuó ubicado entre los cinco más afectados del país, junto con Baja California, Guerrero, Quintana Roo y Michoacán, de acuerdo con cifras federales.

 

Entre los municipios con mayor superficie afectada se encuentran Cuautitlán de García Barragán, Mezquitic, Villa Purificación, Tecalitlán, La Huerta y por supuesto, el Área Metropolitana de Guadalajara.

 

Las principales causas son actividades agrícolas, actividades ilícitas, fogatas y fumadores, por lo que si visitas sitios como el Bosque La Primavera, la Barranca de Huentitán, el Parque Nacional Nevado de Colima o la Sierra del Tigre, evita cualquier uso del fuego (asadores, fogatas), llevar artículos combustibles, espejos y sobre todo, no dejar basura. 

 

"En este caso se hace una planeación para poder tener el número de personas en control que va estar participando en la quema; si llega algún otro personal de apoyo que no estaba en el plan inicial, asignamos un área de espera, y conforme vayamos haciendo las tareas, es como se va desplegando el personal", añadió Jessica García, líder de la Brigada Semadet Centro 2.

 

Los trabajos de quemas preventivas, que se realizan cuando la calidad del aire es óptima, continuarán durante febrero. Recuerda que el confinamiento por la pandemia continúa, por lo que es mejor opción permanecer en casa.